Si no votas no te quejes

 

 

 

1-0Nunca antes  unas elecciones de “Medio Término” han tenido  más importancia para el destino de Estados Unidos  que estas que están convocadas para el  próximo mes  de noviembre  de este año 2018.

El Partido Republicano con la presidencia  de Donald Trump  ha dado  un drástico giro al extremismo nacionalista de derecha que sus críticos más agudos  señalan como un camino hacia  el fascismo y la supremacía de la raza blanca por  encima de las otras  etnias que componen  la sociedad norteamericana de nuestros  tiempos, en la que el ingrediente  inmigrante de América Latina es   sin duda parte importante.

Por la otra parte en el Partido Demócrata la corriente  más  progresista,  de esa organización  política  ha avanzado decisivamente en su carrera  por el control  de la agenda política  y de las postulaciones  a  cargos electivos, dando pie  para que los elementos más conservadores  del país con la extrema derecha republicana en primera fila, señalen que  los Demócratas  van   en camino  del comunismo,  una  palabra que  por  los antecedentes de la “Guerra Fría” le mete miedo  a  buena  parte  del  pueblo estadounidense.

Así las cosas los norteamericanos  tienen en estas  elecciones de “Medio Término” un enfrentamiento no solo entre  los dos Partidos  tradicionales de la escena  política,  que al  triunfar  cualquiera  de  ellas  sobre la  otra, hará  de Estados  Unidos  y  su “Democracia Representativa”, algo  bien distinto a lo que  es hasta hoy.

Dirá  algunos optimistas que   lo  de “fascismo” en los Republicanos,  es una  exageración  como también lo es el de calificar  de “comunistas” a los Demócratas. Pero lo que si es cierto es que en estas elecciones  de “Medio Término” no  hay espacio  para los  llamados  “Moderados”  tanto  en uno  como en el otro bando.

El resultado final  depende de cuantos  norteamericanos salgan a votar  en noviembre. La abstención   no es una opción.  Por  lo  que  decimos que si  no  votas,  después no te quejes. Porque  aquí  en Estados Unidos no es posible  una Revolución por las armas,  ya sea de la  derecha  extrema  o  de la izquierda radical. Hoy  por hoy en Norteamérica el voto es la mejor y única arma. Y a otra cosa  mariposa.

Les habló para Réplica  de Radio-Miami su director Max Lesnik.