huracan-maria

 

 

 

 

 

El Huracan María en Puerto Rico

El número de   personas fallecidas en Puerto Rico como consecuencia  del ciclón “María” se ha convertido en un tema de controversia partidista en el escenario  político del Estado  de La Florida con vista a las próximas elecciones de “Medio término” que han de celebrarse el  próximo mes  de noviembre.

Según dice el Presidente Donald Trump,  es falsa la afirmación hecha por   un estudio  de la Universidad “George Washington” que señala la cifra  de muertos en unos 2975 muertos, atribuyéndole  la cifra el  mandatario a una conspiración del Partido Demócrata para hacerlo lucir mal  ante la opinión del electorado norteamericano en estos tiempos de elecciones.

Lo que está  en juego no solo es la gobernación del Estado  de La Florida sino  también el acta  de Senador que se disputan el Demócrata Bill Nelson y el Republicano Rick Scott así como varios escaños  al  Congreso Federal, que  de ganarse  estos por  uno u otro Partido, de ello dependerá quien controla  el Senado y la Cámara  de Representantes de Estados Unidos, algo que  preocupa  al  Presidente Trump puesto que en ello le puede ir su permanencia en La Casa Blanca.

Y  es así  de grave la situación  para los  Republicanos,  porque precisamente  como consecuencia   del desastre causado  por  el ciclón “María”,  son muchos  los  miles  de puertorriqueños  con derecho al voto   que han emigrado al Estado de la  Florida, quienes  por abrumadora mayoría  consideran insultante  la afirmación del Presidente de que los fallecidos a  consecuencia  del  ciclón, no pasan de tres docenas  y no de miles,  como es admitido por  todo el  mundo, inclusive  el  propio gobernador Republicano de  Puerto Rico Ricardo Roselló.

El Presidente Trump, creyéndose  Dios ha querido resucitar milagrosamente a los  muertos  del ciclón “Maria”.

Con sus improvisadas declaraciones negando que fueron miles  al victimas en Puerto Rico a consecuencia  del ciclón “María” el Presidente  Trump, queriendo  “matar”  a sus adversarios  Demócratas con una bala de plata, lo que ha hecho es darse  el  mismo un tiro en un pie.