miguel-daz-canel-1

 

  El próximo día 28 de este mes de septiembre, la Asamblea General la Organización de Naciones Unidas, en Nueva York, contará con la presencia física del Presidente del Consejo de Estado y de Ministros, de Cuba, Miguel Díaz – Canel Bermudes quien se dirigirá a los estados miembros en alocución sobre temas muy importantes como siempre ha sucedido durante estos días cada año. A cuba le toca el turno  para seguir probando las injerencias de Estados Unidos en los asuntos internos de los países y los atentados contra su soberanía en el mundo.

También y como pieza clave, se llevará a votación la eliminación del criminal Bloqueo que contra los cubanos, ejerce unilateralmente esta nación y que lo ha institucionalizado, al extremo de contarse ya con más de 12 mil millones de dólares en multas a naciones por sus intercambio financiero con la isla sobre todo  el pueblo cubano que siempre se aprueba con una casi totalidad de los casi 200 miembros  menos dos naciones, Estado Unidos  e Israel que últimamente ya se abstiene de votar.

   El placeteño de 58 años de edad, una vez en la Babel de Hierro, se reunirá con parte del empresariado de agricultores de esta nación, que muestran marcado interés en negociar con nuestra  nación de origen. Así mismo cumpliendo una apretada agenda de trabajo, lo hará con otros elementos amigos de la Revolución Cubana en este país  y  con decenas de representante de la emigración cubana que residen aquí y que concurrirán por invitación personal, utilizando como lugar de reunión, el edificio que ocupa la Misión de Cuba en la ONU, Allí los invitados tendrán la oportunidad de estrechar la mano de su presidente y conversar con la delegación del Gobierno Revolucionario  presente en el lugar. La Alianza Martiana ya tiene sus invitaciones y se hará presente en esa importante cita entre cubanos de ambos lados del mar.

   Al calor de estos eventos vuelve a la palestra de las conversaciones entre criollos el hecho de que ya hace mucho tiempo que se necesita una representación diplomática de la isla que sirva  esta zona del Sur de Florida, precisamente el lugar de mundo donde  más cubanos habitan  después de   La  Habana.

    La Misión en Washington se encuentra atravesando un incomodo periodo, donde y cuando al haberse impuesto por el gobierno de Donald Trump, la reducción de su personal a un mínimo, no se puede seguir dando respuesta a las tramitaciones de pasaportes, visas y documentación que requieran la probación cubana que ya suma más de  un millón de nacionales de la isla en conjunto.

Claro que la correlación de fuerzas por ahora no es favorable a esta situación de un Consulado Cubano en esta área,  pero sin dudas algunas es punto de discusión entre ambas naciones y hasta se ha sugerido la ciudad de Tampa, en la costa centro del oeste de Florida, por haber allí también  un gran conglomerado de cubanos, y no estar tan lejos de esta zona, aunque lo ideal sería en Miami, pero es casi imposible que suceda aquí por ser este lugar la cuna del terrorismo anticubano, aunque también  podría esto ser un reto a las autoridades de esta parte del mapa, al verse comprometidos y obligados a mantener  el orden y la seguridad de esa hipotética misión diplomática, como lo hace con otras tantas naciones en el área. Antes de 1959 habría en todo el país unos 16 consulados cubanos, con mucho menos emigrados que hoy hay. Claro que en aquella época Estados Unidos era dueño de gran parte de la economía cubana.

   Bueno ahí se las dejo y los pongo a pensar.

   Les habló, Roberto Solís Ávila.