Parque-Nacional-La-Demajagua-696x463

Grito de Yara, en la noche del 9 al 10 de octubre de 1868, en la finca La Demajagua, en Manzanillo, propiedad de  Carlos Manuel de Céspedes.

 

 

 

 

De cuando apenas era un “adolescente terrible” allá por los años cuarenta del pasado siglo XX bien que me acuerdo de las solemnes paradas escolares en tributo a los próceres y fechas que marcaron las glorias de nuestra patria en su lucha por la independencia de Cuba de la opresora metrópoli española.

Honor a José Martí el 28 de enero por el aniversario de su nacimiento; respetuoso luto el siete de diciembre de cada año en recordación de la muerte del General Antonio Maceo en las tierras habaneras de “El Cacahual”,  como el 19 de mayo por la caída de Martí en Dos Ríos; El 24 de febrero aniversario del Grito de Baire que diera inicio a la “Guerra justa y necesaria” tal como llamara el Apóstol a la contienda bélica iniciada en 1895 contra la metrópoli española, gesta independentista frustrada en parte por la intervención militar de Estados Unidos, que así iniciara el coloso del norte su carrera imperial por el dominio mundial; 10 de Octubre en homenaje al “Grito de Yara” y a Carlos Manuel de Céspedes, el libertador de esclavos y padre de todos los cubanos.

A esas fechas patrias cubanas, unas de luto y otras de gloria habrá que agregar la que se celebraba en Cuba antes del primero de enero de 1959 , cada 20 de mayo para conmemorar la instauración de la Republica neocolonial nacida bajo la tutela de un poder extranjero.

De todas esas fechas cubanas la que se celebra en grande por la extrema derecha cubana de Miami es la del 20 de mayo.

Para los cubanos de vergüenza celebrar un día como hoy la fecha del 10 de octubre es la mejor respuesta a quienes poco les falta para pedir la anexión de Cuba a Estados Unidos. Dime a quien rindes pleitesía y sumisión y te diré quién eres.

Les habló para Replica de Radio-Miami su director Max Lesnik.