Film-Un-hombre-de-exito-696x423 El perfecto oportunista

Una de las habilidades en las que el cubano es un experto  profesional, es  la de reconstruir  su historia personal pasada, adaptándola  a la conveniencia de su vida presente, de manera que  así pueda borrar a aquellos  hechos o “conductas impropias”  que al cambiar  de casaca-  como todos los  oportunistas- le puedan resultar en perjuicio  de su falsa y mentirosa nueva fachada.

Una vieja película  cubana titulada “ Un hombre de éxito” protagonizada  por  el  famoso actor cubano  César Évora retrata  a las mil maravillas  a un perfecto oportunista,   cambiando en su despacho  de burócrata acomodado el retrato  de cada Presidente de la isla  que pasa por  el  poder, a fin de adaptarse a los  nuevos  tiempos haciéndose  como si siempre hubiera sido leal al mandatario  de turno.

Aquí  vemos  a diario en Miami  a muchos  de esos “caras duras”  vergonzantes presentarse  ante  las cámaras de las emisoras  de la  televisión “Cloacas”   haciendo alarde  de  su nuevo  “anti-castrismo”, borrando  una historia personal  comprometida  con una Revolución  que    han  traicionado, para asumir  descaradamente una fachada falsa- la  que mejor  les cuadra- para insertarse en ese  fantasma del pasado cubano que se ha dado en llamar “Exilio Histórico”.

Viéndolos pasar  por  la  pantalla  de mi televisor   como viejo Duende que soy,  exclamo con vergüenza ajena¨: “Caras duras impenitentes, a otro con ese cuento,  porque les conozco mascaritas”.

Y hasta la próxima entrega de El Duende que con  mi gallo me voy cantando a mi tumba fría. Bambarambay.