dt.common.streams.StreamServerTraducido desde el más por con Max Lesnik

En política los errores  se pagan caros, hasta el  punto que una jugada equivocada puede conducir a   la derrota en unas elecciones o la de un candidato al  que se tenía por seguro ganador.

Ejemplos  de ello sobran pero  solo vamos  a señal uno  capital  que está ocurriendo en estos momentos que se está desarrollando la  campaña electoral con vistas a las elecciones norteamericanas  de “Medio término”, unos comicios  que en la práctica  se han  convertido  en un referéndum  sobre la presidencia  de Donald Trump.

El error  de más importancia es el que  están cometiendo los inmigrantes hondureños- o los que están detrás de  ellos- que forman parte  de una caravana multitudinaria conformada por  mujeres,  hombres  y  niños que avanzan  a pie  o como  pueden, a todo los largo desde su país, pasando por Guatemala y   El  Salvador hasta entrar  en México para desde allí intentar  llegar  a la frontera norteamericana con la  absurda intención de entrar  en Estados  Unidos “como Pedro por  su casa”- de manera ilegal – sin entender que le están haciendo el juego al peor enemigo  que tienen  los  inmigrantes  de todo  el  mundo, que  es el Presidente norteamericano Donald Trump.

Lo cierto  es, que  una  “Caravana de inmigrantes  ilegales” ha sido orquestada  por  alguien-  no sabemos por quién- porque no  se organiza  de manera espontánea,    por arte  de magia,  por  lo que nos inclinamos a pensar  que hay una mano oculta  detrás de esta operación que  se realiza a   pocos días  de  las elecciones  norteamericanas donde el factor “inmigración “es  uno de los  temas favoritos  de los Republicanos, especialmente  del  Presidente Trump, que insiste,  energizando así  su base  electoral blanca  y racista de derecha,  en  que hay que construir un  muro como la “muralla  China” para contener   la  inmigración.

Quien quiera que  sea  el mentor  y promotor  de  esta caravana  de inmigrantes  hondureños  que avanza hacia  la frontera  norteamericana con México, le  está  haciendo el  juego perfecto al Presidente Trump.

Con  esa  clase  de “enemigos”,  a los Republicanos y a Donald Trump  no  les hacen falta tener amigos que le acompañen en su empeño  por ganar unas  elecciones que están a vuelta de la  esquina.

Suerte que tiene  el Diablo de que los  buenos sean  tan brutos.

Y hasta la próxima entrega de El Duende que con mi gallo me voy cantando a mi tumba fría .Bambarambay.