383468_grande_QBgf76RX

 

 

 

 

Barack Obama en Chicago

Este martes 6 de noviembre se llevarán a cabo elecciones  de “Medio Término” en Estados Unidos en las que  se elijaran todos los miembros  de la Cámara de Representantas del Congreso Federal,  un  tercio de los miembros  del Senado  de la república,  un buen número de Gobernadores  y de  legisladores estatales así como  otros  cargos menores  municipales  de toda la nación.  Todo ello  en  el  marco de una contienda que bien pudiera -según el resultado electoral-  definir  el futuro  político de Norteamérica  y las  relaciones  de este país  con el resto del mundo.

Fue el  ex presidente norteamericano Barack Obama el que definió estas elecciones  de mañana martes, hablando en un mitin partidista en la  ciudad  de Chicago,  como la contienda eleccionaria  más importante  de los  últimos  años, señalando  que en su opinión eran estas elecciones mucho  más definitorias  que  las  del año  2008 en las   que  el  mismo  fuera  electo  Presidente, el  primer  norteamericano  de la raza  negra  en llegar a la Casa Blanca.

Nunca antes, desde la “guerra Civil”  norteamericana del siglo diecinueve, la opinión  pública  estadounidense había estado  tan dividida  y con tanto odio racista como  en estos  tiempos  convulsos  de la  presidencia  de Donald Trump.

  Hay que señalar  que lo que está  en juego  en estas elecciones  de “Medio Término” es algo más que  una victoria  Demócrata  o Republicana, puesto que en realidad  de lo  se trata  es   de cómo será el  camino que tome  Estados Unidos en los  interno  así como   en su manera  de conducirse en lo  internacional con el resto del  planeta , un   mundo multipolar  que  vigila con sospecha bien fundada que unos Estados Unidos tal  como lo conciben  los Republicanos  de Trump , nada tiene que ver como la norteamericana que emergiera  como la primera potencia del globo  terráqueo después  de la   derrota  del  fascismo en la Segunda Guerra Mundial.

 Se trata  de una batalla  electoral  entre los “Mas”  y  los  “Menos”, definiendo  como  a  los “Menos”  a la  minoría  racista blanca fanática  del  Presidente Trump  con todos  sus prejuicios  contra  los negros, los hispanos  y los  judíos y todo lo  que  sea “extranjero”,   que lo perciben como por naturaleza como  “anti-norteamericano”.

Sin embargo aunque  la mayoría siempre debe  ganarle  a la  minoría, nadie puede predecir a ciencia cierta cuál será el  resultado de estas elecciones  de “Medio Término”. Porque  los “Menos”  ganan, cuando  los “Mas” votan  menos  que los  “Mas”.  Ahí se las dejo   y los  pongo a pensar.

Y hasta la próxima entrega de El  Duende que con mi gallo me voy catando a mi tumba fría. Bambarambay.