La extrema derecha cubana  de Miami fue derrota en toda la línea en las pasadas elecciones norteamericanas  de “Medio-Termino” puesto  de que en los tres Distritos electorales que tenían en el  Congreso Federal  perdieron dos de ellos, quedándose en solitario el Representante Mario Díaz Balart con su mensaje  de odio anti-cubano defendiendo  la política absurda de Bloqueo y la hostilidad contra Cuba,  una política fracasada por  más  de seis décadas cuya derrota se refleja  todos los años en el escenario de las Naciones Unidas donde Estados Unidos apenas alcanza solo  dos votos – el suyo y el  de Israel-frente   189 que  Cuba  obtiene  en abrumadora y apabullante  mayoría moral.

En Miami  y sus entornos donde  se concentra  la inmensa mayoría  de los  cubanos  que viven en Estados Unidos, en cuanto  al tema   Cubano   se refiere el mensaje  de odio  contra la isla del “Pequeño” Senador  Marco Rubio-  así le llama  el Presidente Trump- no tuvo el eco que expresaban los candidatos Curbelo  y María Elvira Salazar, razón que  llevó a ambos  a una humillante derrota frente  a sus contendientes  del Partido Demócrata que se calzaron la victoria, una lección que marca la muerte definitiva de la política anti-cubana que  se ha venido esgrimiendo  por muchos  años  en el sur de La Florida para ganar elecciones.

  Lo cierto es que en Miami perdió el Bloqueo  contra Cuba. Su cadáver apesta. A enterrar  al  muerto antes  de que  El  Duende se vaya  de rumba.

Y hasta la próxima entrega de El  Duende que con  mi gallo me voy  cantando a mi tumba fría.Bambarambay.