Se informa que cerca de una docena de miembros de la caravana ya han sido arrestados por intentar cruzar ilegalmente la frontera.

Más de 1.500 migrantes procedentes de países centroamericanos han llegado a la frontera entre EE.UU. y México. Se trata del primer gran grupo del total de miles de integrantes de la caravana que se desplazan hacia la frontera sur de EE.UU.

Más de una docena de personas ya han sido arrestadas por intentar cruzar ilegalmente la frontera, informa Fox News, que cita una fuente de la Patrulla Fronteriza de San Diego.

Un pequeño grupo fue detenido cerca de la costa en el área de Playas de Tijuana, mientras un grupo más numeroso fue arrestado en las montañas al este de Otay Mesa, comunidad de San Diego que se extiende a lo largo de la frontera, precisó la fuente. 

La caravana salió de San Pedro Sula, en Honduras, el 13 de octubre y ha recorrido más de 1.500 kilómetros. Desde entonces, se han formado al menos otras dos caravanas desafiando las amenazas del presidente de EE.UU., Donald Trump, quien calificó la marcha como “invasión” y ordenó el despliegue de miles de soldados estadounidenses en la frontera con México.

Concertina barbada, barreras de hormigón, barricadas y cercados

El Gobierno de Estados Unidos inició esta semana trabajos para “fortalecer” el cruce de la frontera entre San Diego (EE.UU.) y Tijuana (México) para prepararse para la llegada de la caravana.

“El personal del Departamento de Defensa está colocando concertina barbada y se prepara para la instalación barreras de hormigón, barricadas y cercados” solicitados por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza en el marco de la Operation Secure Line (Operación Línea Segura, en español), reza el comunicado oficial de dicha oficina.

Embedded video

Danielle Radin

@danielleradin

Los soldados estadounidenses colocaron alambre de púas para cerrar cuatro carriles en la frontera entre San Diego y Tijuana, mientras los primeros migrantes escalaban la valla fronteriza mexicana.

Decenas de integrantes de la caravana centroamericana escalaron la valla en los últimos días. Muchos de ellos se sentaron en lo alto de la cerca, sin saber si saltar o no al territorio de EE.UU., mientras otros se reunieron frente a la construcción en la playa.