Cuando en enero del  próximo año tome posesión  de la presidencia de Brasil el nuevo mandatario del país “carioca” Jair Bolsonaro se estará abriendo  un capitulo incierto para todo el continente americano. Porque no se trata esta vez  de un simple cambio de gobierno que representa  un giro a la derecha en contraposición a la izquierda progresista que representaban Lula Da Silva  y Dilma Rouseff. Es que vivimos tiempos difíciles  y  revueltos que mucho se parecen a los  del  mundo  de los  años treinta del pasado siglo XX en que en ciertos países como Alemania  e Italia  agobiadas aquella naciones por  el fracaso  del  capitalismo “Liberal”  buscaron en el  fascismo  una falsa “solución” que los  condujo al desastre de la II Guerra Mundial.

Tuvo suerte  el mundo  de entonces  porque  la presidencia  de Estados Unidos estaba ocupada  por  un estadista brillante  como Franklin Delano Roosevelt,  un hombre  de gran talento   que entendió aquel  momento histórico que lo llevó al enfrentamiento  a la ola nazi fascista que recorría  a Europa que solo  podía ser derrotada si Norteamérica rechazaba  todo  entendimiento  con Hitler y el fascismo  para hacer prevalecer la  libertad y la democracia en el mundo  de entonces.

Todo parece indicar  que los gobiernos  de Estados Unidos y Brasil – y así se  lo trasluce la entrevista  de John Bolton con Bolsonaro- tienen planes para desarrollar  una alianza diplomática, politica, económica  y  militar con el  nuevo mandatario brasileño  que le sirva al Presidente  Trump para imponer en todo el continente  americano su visión hegemónica unipolar de dominación  norteamericana tal  como la enunciada en  la  tristemente célebre Doctrina Monroe.

La contraposición a esa estrategia “Trumpista”  está  en el México  de López  Obrador y en el posible  desplome  del  gobierno de Mauricio Macdri en la Argentina y por supuesto  a lo que pueda también ocurrir en los  propios Estados Unidos donde el Presidente Trump atraviesa por grandes y graves   dificultades  políticas de imprevisibles consecuencias

Así las cosas,  ojo, mucho  ojo con el Brasil  de Bolsonaro  en estos momentos  de la historia en que  hay un Trump  y no  un Roosevelt en la Casa Blanca.

Y hasta la próxima entrega de El Duende que con mi gallo me voy cantando a mi tumba fria.Bambarambay.