En esta nación las masas, no el pueblo, pueden ser movidas a diestra y siniestra, a gusto del productor y los consumidores. Hay una compañía de lo que los cubanos conocemos por “zapatos tennis”, ya que así se llamaban los primeros fabricados en Cuba y esa costumbre  se ha extendido por décadas, que se encuentra entronizando un estilo de nuevos “Tennis” o sneakers como se les conocen en inglés, Ese dizque nuevo estilo se identifica  como “SoleFly Air Jordan”, que no es más ni menos que exacto a  un simple calzado deportivo de suela de goma y de colores en su conjunto, al que estamos acostumbrados a ver y usar hace muchísimo tiempo.

  En el reportaje se explica que en el lanzamiento en un establecimiento de ventas minoristas, que lanzaría el zapato, se formó una gigantesca muchedumbre ávida de adquirir los primeros y dicen que exclusivos “Tennis” que saldrían al mercado. En el molote hubo lesionados incluyendo un agente de la policía que trataba infructuosamente de controlar la multitud. El fanatismo desbordado motivó a los dueños de producto a suspender la venta hasta otra oportunidad ya que el asunto se fue fuera de control.

 Nosotros nos preguntamos, qué en este case en particular motivó todo, cuyo zapato en nada se diferenciaba de los actuales existentes, ya que es idéntico a los demás de su estilo, con la sola diferencia que se bautizó con un nombre extraño y la vez con apellido famoso: “Jordan”,   no obstante se creara una gran algarabía y barullos incontenible, debido a la manera en que en esta nación se maneja la propaganda engañosa por “por unos dólares más” como en la película de Clint Eastwood.

   Les habló, Roberto Solís Ávila.