El pequeño que quiere ser gigante, no pone una…

Como diría el refran, le salió el tiro por la culata...

TREMENDO EMBARQUE LE ESTÁ DANDO MARCO RUBIO A TRUMP Y A SU CORTEJO DE CIPAYOS CON LO DE VENEZUELA. ¿LO HABRÁ HECHO A PROPÓSITO?
La ultraderecha antivenezolana y anticubana de Miami, encabezada por el senador Marco Rubio, le vendió a Trump la idea de que bastaría con una bravuconada imperial para destruir a la Revolución Bolivariana. El pueblo -le hicieron creer a Trump- se lanzaría masivamente a las calles para derribar al gobierno del presidente Maduro, los militares se unirían al golpe de Estado, los organismos internacionales respaldarÍan el golpe, la guerra mediática impondría sus matrices de opinión, la asfixia financiera rendiría por hambre al pueblo revolucionario y la mayoría de los países reconocerían al títere Guaidó y aprobarían eventualmente una invasión militar de Estados Unidos a Venezuela, entre otras falacias donde confunden deseos con realidades.
Pero nada de lo que prometían ha sucedido. El pueblo bolivariano está más firme y unido que nunca, la alianza cívico-militar se mantiene indestructible, Venezuela resiste con éxito la agresión económica y financiera, y la inmensa mayoría de los países y organismos internacionales, así como de figuras de prestigio internacional continúan apoyando a Nicolás Maduro como legítimo presidente. Además,la Cruz Roja se ha negado a participar en lo que considera no califica como ayuda humanitaria porque no es aprobada por organismos internacionales y se utiliza con fines politicos. Para revertir el ya fracasado golpe de Estado, no basta con la arrogancia y la prepotencia del Imperio. El costo, y no solo politico, sería demasiado alto.