Un fantasma recorre a América.  Es el  fantasma de la “Doctrina Monroe” enunciada en 1823 por  un Presidente de Estados Unidos, según la cual  el continente americano era  tierra de dominio absoluto del  coloso del norte, tal  como lo repite de nuevo ahora el “Hombre del bigotón”,  el pintoresco  Mr.  John Bolton , Asesor  de Seguridad Nacional  del  Presidente Donald Trump.

Venezuela  es el  objetivo inmediato de un “Monroísmo” actualizado  por  Mr.  Bolton,  pero también están  en la  mira del coloso  Cuba, Nicaragua y Bolivia y cuanta corriente política  americanista se le oponga  al  designio imperial del neo-fascismo norteamericano.

Vivimos en tiempos  revueltos en los cuales peligra la soberanía nacional de todos los  pueblos de nuestro continente  amenazados por  la voracidad de un  pasado negro  imperial   de Estados Unidos desenterrado  ahora  del  basurero  de la historia  por  el “Hombre del  Bigotón”.

Pero la “Doctrina Monroe”  no regresa en solitario, puesto que viene acompañada de algunos  lacayos y sumisos gobernantes latinoamericanos que se doblegan ante la soberbia amenazadora del  “norte revuelto y brutal  que los  desprecia”,  para decirlo con palabras  del  apóstol José  Martí.

Esos lacayos  no tienen  madre  conocida,  diría  yo.  Son  los  hijos  bastardos  del  “Hombre del  Bigotón”.

Y hasta la próxima entrega  de El  Duende que con mi gallo me voy cantando a mi tumba a fría. Bambarambay.