El gobierno republicano del Presidente norteamericano Donald Trump  siguiendo  los perversos  consejos de la extrema derecha  cubana de Miami  y más por razones electoreras y sed de venganza contra la rebeldía del  pueblo cubano en defensa  de su soberanía, ha colocado  de nuevo a Cuba  en la cruz tal  como en tiempos pasados  de la Roma Imperial  fue llevado al sacrificio el  hijo de Dios en días  tan sagrados  como estos de La Semana Santa cristiana.

La implementación en toda su  letra y maldad  de la Ley Helms-Burton anunciada en Miami por el Consejero  de Seguridad Nacional de Estados Unidos,  el  tristemente célebre  John Bolton, como castigo a Cuba por su solidaridad con el  gobierno y pueblo bolivariano  de Venezuela, además de abrir  una “Caja  de Pandora”  de imprevisibles consecuencias para las relaciones  de Washington  con sus tradicionales aliados  políticos  y comerciales, como  lo son Canadá y las naciones  de la Unión Europea- especialmente  España  y Francia- significa para el pueblo cubano una puñalada más en la larga cadena de criminales actos  de agresión por parte del coloso del Norte, más soberbio aún  en estos tiempos en que ha venido fracasando  su política  imperial en Venezuela a pesar  de tener de su parte  a algunos sumisos  gobiernos obedientes a sus designios de dominación  continental.

Cuba está ya clavada  en la cruz de la Ley Helms-Burton,  lo que significa más sacrificio y agonía para el sufrido  pueblo cubano. Pero como en los  tiempos  crueles del  odioso imperio romano toda “Semana Santa”  cargada de pena y dolor  termina al final de los días con un feliz “Domingo de Resurrección”. Amén.

Les habló para Réplica  de Radio-Miami su director Max Lesnik.