Según su definición  gramatical lapalabra «Laberinto»  es un tramo o lugar artificial con caminos entrecruzados donde es muy  difícil orientarse para salir de el».

Esa es la real situación en que se encuentra el Presidente de Estados Unidos Donald Trump, quien tanto en el terreno domestico de su país como en el escenario  internacional, el mismo se ha metido en un mar de contradicciones y confrontaciones de las cuales le será muy difícil encontrar  una salida viable y expedida que garantice a Estados Unidos continuar siendo la primera e indiscutida nación líder del mundo actual.

Confrontaciones con Venezuela, con China, con Rusia, Cuba, Irán, Siria, Corea del Norte, la Unión Europea y la que  pudiera venir con México  y que acaba de comenzar  con los nuevos aranceles  al  tomate que se  importa del vecino país,  forman parte de un complicado escenario  en el cual  un simple  hombre de los negocios  como lo es  Donald Trump, rodeado  de incondicionales  serviles,  es a todas luces incapaz  de  comprender en todas sus complejidades,  un  escenario que solo puede  entender  un estadista  de altos quilates, o  un Presidente que tenga a su lado a un experimentado  diplomático como como cuando  Henry Kissinger  estaba  junto al Presidente Nixon dirigiendo la diplomacia norteamericana.

¿Puede  alguien comparar la habilidad  de Trump como político con la  del  ex presidente  Richard Nixon  o la astucia diplomática de Mr.  Pompeo  con la   sagacidad  habilísima  de   un   Henry Kissinger? ¡Por favor!

Que venga entonces  alguien de sapiencia infinita  a sacar a Mr.  Trump de su laberinto, que lo que está  en  juego  es la paz  mundial.

Les habló  para Réplica  de Radio-Miami su director Max Lesnik.