La conjura internacional contra el Presidente bolivariano de Venezuela Nicolás Maduro orquestada por el gobierno norteamericano del Presidente Donald Trump, movido por  motivos electoreros a instancias  de la extrema derecha cubana  de Miami  capitaneada  por el Senador Marco Rubio, ha tenido como base de sustentación el  falso argumento de que  “el diputado de la oposición Juan Guadió es el Presidente constitucional  de esa nación sudamericana, mientras que Nicolás Maduro  es un usurpador sin base de legitimidad  constitucional alguna y por lo tanto ejerce el  poder  en su país como un aborrecible dictador”.

En un análisis objetivo  y sereno del caso venezolano habría que preguntarse ¿ Quién de los dos, Nicolás Maduro o Juan Guaidió ha violado la ley constitucional apartándose de lo establecido en la Carta Magna de la República  Bolivariana, que como todas las constituciones democráticas del  mundo sostiene el  principio  de la  separación de los tres poderes  del  Estado, el Ejecutivo, el Legislativo  y el Judicial, por lo que es  “dictadura”  si dos  de ellos  o los tres están en manos simultáneamente bajo la jefatura de una  misma persona.

El Presidente Nicolás  Maduro es el  jefe del Poder Ejecutivo mientras  la presidencia   del Tribunal Supremo del Poder Judicial  es ejercido por  otra  persona  distinta, a la vez que el Poder legislativo-la Asamblea Constituyente- está presidida  por  el  diputado chavista Diosdado Cabello.

 Queda bien claro y definido la  separación  de los tres poderes  del Estado en el gobierno bolivariano,  tal como enunciara,  como pilar  de la libertad el filósofo  enciclopedista francés  Barón de Montesquieu, un  principio   fundamental recogido en la constitución norteamericana de 1787  y en todas las constituciones   posteriores de las naciones democráticas  del mundo moderno.

Ese no es el caso  de Juan Guaidió, un simple Diputado a la Asamblea Nacional de Venezuela que una vez que  fuera elevado  a la presidencia  de ese organismo legislativo-  en  un rejuego politiquero de la oposición-  y alentado por el gobierno de Estados Unidos se proclamó “Presidente “  de la  república de Venezuela a la vez que sigue  ocupando el  puesto de Presidente  del poder legislativo en franca violación del principio constitucional  de separación  de los tres Poderes  del  Estado.

¿ Se habrán percatado los  gobiernos del mundo ,que siguiendo lo dictado por  Washington le han dado el reconocimiento diplomático a Juan Guaidió, un “Presidente”  auto designado que  ha violado  flagrantemente el principio  de separación  de poderes al estilo  de  cualquier  aprendiz  de dictadorzuelo tropical?

¡La “dictadura” en Venezuela no está  en el Palacio de Miraflores! Pregúntenle  a Juan Guaidió como  se puede ser “presidente”  de una república   y  presidir la   Asamblea  legislativa   de un país a la misma vez. Perdónalo Montesquieu que la ignorancia  es siempre audaz.

Les habló  para Réplica  de Radio-Miami su director Max Lesnik.