Nada más frustrante para un ciudadano de un país que está  regido por  el sistema político de la  mal  llamada “Democracia Representativa” que una vez pasado un  proceso  eleccionario, enfrentarse a la triste realidad de que políticos por los cuales  se ha votado, estos ,una vez ocupado el cargo para el cual  han sido elegidos, tomen la misma posición política que la que tenía su adversario, puesto que  tanto el  derrotado como el vencedor  en la contienda—lobos  de una misma camada-por responder ambos   a los mismos intereses de la política al uso, hace pensar al votante que no vale la pena participar en unos comicios en los que el resultado final  será “más  de lo mismo”.

«La ecuatoriana»

Así ocurrió recientemente en  las elecciones de “medio término” del sur del  Estado  de La Florida donde Republicanos  y Demócratas se disputaron los escaños  al  Congreso Federal en los Distritos  25 y 27, que estaban en manos de los Republicanos y que ganaron los candidatos  del Partido Demócrata,  me refiero la ecuatoriana Murcarsel  y a  la norteamericana  de origen libanés  Donna Chalala.

 

 

 

 

 

 

«La libanesa

A final  de cuentas las  dos nuevas congresistas Demócratas  del sur de La Florida,  una vez en posesión de sus respectivos escaños, han cambiado de “palo para rumba” tomado  la misma posición política  que tenían sus rivales Republicanos en temas tan importantes como apoyar la política de agresión del Presidente Trump contra Venezuela,  a la vez que en el  caso de Cuba abandonan la línea  diplomática de mejores relaciones con el vecino país caribeño establecida por  el Presidente demócrata Barack Obama, para sumarse a la política  de odio y revancha de la extrema derecha cubana  de Miami.

El mismo perro con diferente collar. Eso lleva a la frustración y al desengaño que aleja  a los  electores de las urnas  y explica por qué en las elecciones  en Estados Unidos, apenas  vota  el 50 % de los electores  con derecho al sufragio.

  Cuando se “bota”  el  voto  en las elecciones,  habría  que  preguntarse: ¿Ir a las urnas para qué?

Les habló para Réplica  de Radio-Miami su director Max Lesnik.