Andrés Manuel López Obrador, presidente de México.                        

 

 

El presidente de Estados Unidos Donald Trump piensa  equivocadamente que su mejor arma para ganar votos en la política interna de su país con  vistas a su reelección,  es la de aplicar alzas  de tarifas arancelarias  a otras naciones cuando estas no  se pliegan a los dictados  de Washington.

 Los “tarifazos” de Mr.  Trump contra otras naciones pueden ser por  razones políticas, caso  de Rusia  o  de competencia económica,  caso China,  o como  acaba de ocurrir  con el vecino México ,  aduciendo el mandatario norteamericano que lo hace para  obligar al Presidente López  Obrador a cerrar  el  paso por las  tierras  mexicanas  a los emigrantes centroamericanos  desesperados por  el  hambre  y la miseria  en sus países  que buscan una mejor vida en Norteamérica.

Las “guerras  económicas” nunca han sido buenas para las naciones que se involucran en esas confrontaciones comerciales,  puesto que a final  de cuentas  nunca hay reales vencedores en ellas  por  lo que en ocasiones  de pasa a las conflagraciones armadas, en guerras  verdaderas que han costado  millones  y  millones  de muertos a la  humanidad que  es la que siempre paga los platos  rotos a final  de cuentas.

No  es que  este “tarifazo”  aduanero de Mr. Trump  contra México vaya a terminar en un conflicto armado entre ambos  vecinos, pero si de seguro aumentará la justa  indignación  de los mexicanos, que a pesar  de la serena prudencia  de su Presidente  López  Obrador ante tantos  insultos y  agresiones de parte del gobierno “trumpista”,  no han olvidado  ellos   del  todo  las agresiones imperiales norteamericanas que costaron en el  siglo diecinueve  a la patria  de Benito Juárez   casi la mitad de su territorio de entonces.

Las viejas heridas se abren con nuevas  agresiones. ¿Lo ha tenido en cuenta Mr.  Trump al disparar su “tarifazo” contra México? Parece que no. Eso  es malo, muy  malo  porque  estará muerto Pancho Villa  pero su fantasma sigue vivo en la conciencia  mexicana.

Les habló  para Réplica  de Radio-Miami su director Max Lesnik.