Las nuevas restricciones a los viajes de los norteamericanos a Cuba que acaba de anunciar la administración del presidente, Donald Trump, es un paso más en su obsesión por aislar y asfixiar a la mayor de Las Antillas. El nuevo grupo de medidas violan los derechos internacionales y la propia constitución norteamericana, limitando a los estadunidenses la posibilidad de viajar. Queda claro que al prohibir las visitas educativas grupales pueblo a pueblo, que venían desarrollándose desde la Era de Obama se convierten en un ataque a los más elementales derechos de la Nación Norteamericana.
Al cesar los buques de pasajeros y recreativos sus viajes a Cuba al igual que los aviones privados y corporativos, como consecuencia de las absurdas restricciones de Trump, muestran el verdadero rostro irracional del actual gobierno ante una isla que mantiene relaciones con la mayoría de las naciones del mundo y que estas no ha dejado de reconocer la soberanía de los cubanos en cada votación que se realice en La ONU contra el absurdo bloqueo de EU contra la isla.

La prensa cubana destacaba hoy que las “medidas de EEUU contra Cuba ignoran las demandas de muchos sectores norteamericanos que desean la eliminación de las restricciones de viajes a Cuba, una nación a la que los estadounidenses tienen vetado ir como turistas”.
Ante estos acontecimientos Bruno Rodriguez Parrilla canciller cubano publicó en su Twitter.. “ rechazo enérgicamente el anuncio de #EEUU de nuevas sanciones contra #Cuba que restringen los viajes de estadounidenses y endurecen el bloqueo. Pretenden asfixiar la economía y dañar el nivel de vida de los cubanos para arrancarnos concesiones políticas. Fracasarán otra vez”.
En la actualidad Cuba continúa siendo el único país del mundo donde los ciudadanos estadounidenses no pueden hacer turismo libremente, solamente mediante alguna de las 12 licencias autorizadas durante la administración de Barack Obama, en la etapa del deshielo de las relaciones.
Por su parte el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, reiteró el rechazo a las restricciones de los viajes culturales y educativos a la Isla caribeña, así como las visitas con barcos privados y de otro tipo anunciadas por EE.UU.
Las nuevas medidas, que entran en vigor este miércoles, arrecian el bloqueo y violan el Derecho Internacional, apuntó el mandatario en un mensaje en Twitter.
En esa red social añadió que Washington no cesa en su ‘perverso afán de doblegar a Cuba.

El pueblo de Cuba como un David  continuará venciendo a  Goliat como en la historia clásica de la religión judía y cristiana.