Traducido desde el más allá por Max Lesnik

“Por sus hechos los conoceréis”. No se trata de una frase bíblica sino una realidad  tan evidente que no hay que demostrarla. Ese es el caso de la conducta de la  extrema derecha cubana  de Miami que en su desmedida ambición  de odio y revancha contra el pueblo cubano ha sido instigadora y cómplice  de todas las  medidas agresivas  del  gobierno  del Presidente Donald Trump tomadas más por razones de política electoral doméstica en el Estado  de La Florida que por otras  más altruistas.

Apuestan los Republicanos a que la derecha cubana  de Miami  tiene la fuerza electoral en el  sur de la Florida lo suficientemente poderosa  como para darle la victoria  en los  comicios presidenciales  del año 2020 que llevaría   a Donald Trump a  un segundo mandato  en La Casa Blanca.

Pero se equivocan en ello, puesto que si el tema de Cuba es puesto sobre la mesa  en las próximas elecciones  de Estados Unidos la  respuesta  de la  inmensa mayoría  de los votantes  de origen cubano  del sur de La Florida  será de rechazo  a la  odiosa política de agresión establecida  por  la actual administración Republicana que se ha  tragado  la  mentira  del Senador  Marco Rubio  y de unos cuantos de su  mala calaña de que el triunfo de Trump en los comicios  del año  2016 se debió  al  voto de los extremistas cubanos  de la derecha “Neo batistiana”  de  Miami.

De que el sufragio cubano del sur de La Florida  será  un voto de castigo a la  política  de agresión  contra Cuba, de eso no nos cabe la menor  duda.

Los enemigos  del  pueblo cubano no se saldrán  con la suya. Porque por el  camino que van al  final  de la jornada les espera una contundente derrota. Es que como decía “Tres Patines”, siempre pasa lo mismo cuando sucede igual.

Y hasta  la próxima entrega de El Duende que con mi gallo me voy cantando a mi tumba fría. Bambarambay.