Traducido desde el más allá por Max Lesnik

En julio de 1942 el régimen nazi, con el apoyo del Gobierno francés de Vichy y su policía, organizó la operación «Viento primaveral»: una gran redada de judíos llevada a cabo en diversos países europeos. En Francia, el régimen de Vichy movilizó a la policía francesa para participar en esta operación.

En París 9.000 policías y gendarmes tomaron parte en ella.

Los judíos franceses estaban fichados desde 1940 y las autoridades conocían, por tanto, sus direcciones. Las instrucciones3​ del director de la policía municipal, M. Hennequin, el 12 de julio de 1942, fueron:

  1. Los policías e inspectores, después de verificar la identidad de los judíos que tenían que arrestar, debían hacer caso omiso y no discutir las diferentes observaciones que les pudieran hacer.
  2. No atenderán a su estado de salud. Todo judío arrestado deberá ser conducido al Centro primario.Las detenciones deben ser efectuadas con la máxima rapidez, sin palabras inútiles y sin ningún comentario.

El 16 de julio de 1942, a las cuatro de la madrugada, 12.884 judíos fueron arrestados (4.051 niños; 5.802 mujeres; 3.031 hombres). Un número indeterminado de personas, prevenidas por la Resistencia francesa, o beneficiándose de la falta de celo de algunos policías, pudieron escapar de la redada.

Las condiciones del arresto fueron penosas: las personas arrestadas no podían llevarse más que una manta, un par de zapatos y dos camisas; después separaron a las familias, muchas de las cuales nunca volvieron a reunirse.

Tras el arresto, una parte de los judíos (los que no tenían niños) fueron conducidos en autobús al campo de Drancy (al norte de París). Otros fueron enviados al Velódromo de invierno (situado en el distrito XV), que sirvió como cárcel provisional. Cerca de 7.000 personas tuvieron que subsistir durante cinco días sin comida y casi sin agua; el que intentaba huir era fusilado en el propio campo. Una centena de prisioneros se suicidaron. Los prisioneros fueron trasladados a los campos de Drancy, Beaune-la-Rolande y Pithiviers, antes de ser deportados a los campos de exterminio alemanes.

Esta redada representa, por sí sola, más de una cuarta parte de los 42.000 judíos franceses que fueron enviados a Auschwitz en 1942, de los cuales sólo 811 regresarían al término de la guerra.

Esta historia fue publicada  por Wikipedia de la Internet.

Cualquier semejanza con  situaciones  parecidas que ocurren  en Estados Unidos no es mera coincidencia.

Y hasta la próxima entrega de El  Duende que con  mi gallo  me voy cantando a mi tumba fría. Bambarambay.