Trataré, aunque sé que de manera casi infructuosa, que el diario El Nuevo Herald, se atreva a brindarme un poquito de sus amplísimos espacios, para permitirme una respuesta al crítico de cine que publica frecuentemente en sus páginas. Aquí va est texto eniado el periódico:

Alejandro Rios: Nada  de  tu  brillo  es oro.

   El señor Alejando Ríos abordó con la ferocidad fanática que le acompaña siempre, un tema para tratar desacreditar una entrevista del periodista y muy conocido y respetado, el también cantante y compositor cubano, Amauri Pérez Vidal, con quien esta vez le tocó la palestra al director de fotografía del ICAIC, Rafael Solís Hernández, también muy  acreditado y reconocido por sus trabajos durante casi cuarenta años de trayectoria  cinematográfica en el programa de la televisión nacional  cubana “Con dos que se quieran”

  En esta entrevista se abordaron diversos temas de la actualidad de Solís y su historia, donde y cuando este momento casi se convierte en una muy bien hilvanada conferencia sobre el tema.  A muchos que razonan les pareció muy educativo el programa. Yo por mi parte quizá soy  algo parcial por razones de relación familiar con Rafael. Esto no así ocurre con el resto que discrepa diametralmente del sujeto de marras, Ríos.

   Ríos, el pobre, tiene que defender sus frijoles que es tolerable aunque no aceptable,  en este Miami que nos desprecia al resto, que no digiramos estos comentarios. Ríos califica a Solís de ser un producto del ideal ser del  cineasta, el genial Alfredo Guevara, creador del gigante de cinematografía, el ICAIC, el 1959. Lo que para este cretino adulador y oportunista genio y figura de la derecha cubano-americana-miamense podría representar una ofensa, muchos lo consideramos un elogio genial.

   Dijo que Solís en su posición contestaria contra lo comúnmente se le llama el Cine Intendente, afirma, opinión que le siguen la mayoría de los envueltos en este asunto, que no existe tal “cine independiente ”y que – continúa-  que para que así lo sea tendría que solo disponer de los recursos proporcionados por el grupopeuqño que lo realizan y no con productores ajenos,  americanos, franceses,  rusos, alemanes o inclusive nacionales”.  En alusión perfecta del refranero cubano ´El que paga manda”.   Por lo tanto la independencia es relativa.

   Este conocido como movimiento de “Cine Independiente”, a mi opinión coincide con la de Rafael, habría siempre que seguir las reglas del productor y no las que impone realmente ese séptimo arte como podría ser tal vez ser  el mensaje verdadero que se propone enviar  a la audiencia que lo disfruta.

   Que fuera o no de un carácter contestatario la trayectoria de Solís en el ámbito cinematográfico, como intenta asegurar Ríos, esto estaría por probarse, aunque se sabe que  el cineasta de marras siempre ha tratado de hacer cine a su manera muy particular y algunas veces algo ajeno al criterio superior.

   Tal como señala Ríos, FB ha sido el engranaje que han utilizado los detractores de Cuba como nación criticando ferozmente con rabietas conocidas, este encuentro de ambos profesionales ante la televisión cubana, pero también ese mismo FB se hace eco de los que apoyan y elogian este encuentro, Esta parte  al perecer no le interesa señalar el “señor de las moscas”, Alejandro Ríos.

   Les habló, Roberto Solís Ávila.

[Mensaje recortado]  Ver todo el mensaje