Miami.- Una de las graves medidas tomadas por la Administración de
Trump en contra del pueblo cubano es el cierre del consulado de Estados
Unidos en La Habana y del consulado de Cuba en Washington.

El cierre del consulado estadounidense en La Habana ha conllevado a
la denegación de visas de inmigrantes y de visitantes a los cubanos que
de acuerdo a las leyes de inmigración de Estados Unidos califican
legalmente para obtenerlas, causando daños irreparables a la familia
cubana en Cuba y en los Estados Unidos.

Daños que sin lugar a dudas tendrán graves consecuencias políticas
para la candidatura presidencial de Donald Trump por parte del electorado
cubano en el estado de la Florida en las próximas elecciones de noviembre
de 2020. Voto que podrá costarle la pérdida electoral de este estado
y así la reelección presidencial. Sin los votos electorales del estado de
la Florida Donald Trump no podría ser reelecto presidente.

A finales de enero de 2019 las organizaciones de la emigración cubana
que en Miami integran la coalición Alianza Martiana: la Brigada Antonio
Maceo, la Alianza Martiana (como organización individual), la Asociación
Cultural José Martí, la Asociación de Mujeres en Defensa de la Familia y el
Círculo Bolivariano de Miami, Negra Hipólita, dirigieron cartas
protestando esta situación a los senadores federales por la Florida,
Marco Rubio y Rick Scott, así como a los representantes federales del sur
de la Florida, MarioDíaz Balart, Donna Shalala y Debbie Mucarsel-Powell.

Han pasado seis meses y no hemos recibido contesta a las mismas.

A continuación incluimos copias de las cartas enviadas a los senadores
Marco Rubio, Rick Scott y al congresista Mario Díaz Balart. El texto de
las cartas a los tres es el mismo. Éstas explican las consecuencias morales
y políticas de esta grave decisión.

Miami, 29 de enero de 2019

Senador Marco Rubio

Senador,

Somos residentes del Estado de la Florida que usted representa
en el Congreso. Le estamos escribiendo para instarlo para que
cambie su posición y le exija a la Administración de Trump
que sin demora reabra el consulado de Estados Unidos en LaHabana,
Cuba.

Somos cubanoamericanos miembros de la Alianza Martiana,
coalición de seis organizaciones cubanoamericanas que por décadas
hemos laborado a favor de la normalización de las relaciones
entre Estados Unidos y Cuba como también lo hemos hecho en
defensa de nuestros derechos.

De acuerdo a cifras oficiales del Departamento de Estado como
resultado del cierre de los servicios consulares en La Habana en
el Año Fiscal 2018 solamente fueron otorgadas 6,504 visas de
inmigrante a los cubanos que las han pedido y quienes cumplen
con todos los requisitos exigidos por la ley.

Según los acuerdos migratorios vigentes de 1995 entre Estados
Unidos y Cuba el gobierno de Estados Unidos se comprometió a
otorgar anualmente a los cubanos al menos 20,000 visas de
inmigrante. Este Acuerdo se cumplió hasta que la Administración
de Trump de manera arbitraria, por razones políticas, decidió
cerrar el consulado estadounidense en Cuba.

Al cerrarse los servicios consulares de Estados Unidos en La Habana
nuestros familiares en Cuba han tenido que viajar, en un principio
a Bogotá, Colombia y ahora a Georgetown, Guyana, ¡1,400 millas
y 1,970 millas respectivamente!, para que sus documentos sean
procesados y se le puedan conceder una vez aprobadas sus visas
de inmigrante. Semejante tratamiento es discriminatorio,
humillante y vejaminoso, nunca visto anteriormente en ninguna
parte del mundo. Además de resultar extremadamente costoso
para las familias cubanoamericanas que reclaman a sus seres
queridos en momentos de graves apuros económicos para cualquier
familia trabajadora.

Esta situación es intolerable para los cubanoamericanos que
de acuerdo a la ley tienen el derecho de reclamar a los suyos
en Cuba para que puedan vivir con ellos aquí en Estados Unidos.

La razón dada por la Administración de Trump para retirar a fines
de 2016 más de la mitad de sus diplomáticos de su embajada en
La Habana es que esos diplomáticos fueron víctimas de “ataques
acústicos”, a pesar de que una extensa investigación hecha por
un equipo de expertos del FBI en Cuba previo a esta decisión,
determinó que no encontró evidencia alguna que armas sónicas
estuviesen envueltas en estos incidentes.

Súmase al carácter político de esta decisión es que a la misma
vez que la Administración de Trump retiró sus diplomáticos de
La Habana ordenó la expulsión de 15 diplomáticos cubanos de
la Embajada de Cuba en Washington de esa manera imposibilitando
el curso normal de las relaciones diplomáticas y consulares entre
ambos países.

Aprovechamos esta oportunidad para recordarle los resultados
de una reciente encuesta a cubanoamericanos residentes en el
Condado Miami-Dade realizada recientemente por Florida
International University. Los resultados de la misma confirmaron
que el 63% de los encuestados apoyan la decisión de mantener
relaciones diplomáticas normales con Cuba; 61% de los votantes
inscritos apoyan esta decisión. 57% apoyan el levantamiento
de todas las restricciones de viaje a Cuba a todos los
estadounidenses. Y el 68% asimismo apoyan el mantenimiento
o expansión de las actuales relaciones de negocios con Cuba.

Un artículo sobre estos asuntos publicado en abril de 2018 en
la revista del Council of Foreign Relations mantiene que una
encuesta nacional del Pew Research Institute realizada a finales
de 2016 arroja que el 75% de los estadounidenses encuestados
aprueban la decisión del Presidente Obama de restablecer las
relaciones diplomáticas con Cuba.

En diciembre de 2016 el diario The Miami Herald publicó un
artículo en donde recuerda que uno de cada tres residentes del
Condado Miami-Dade es cubanoamericano, y que en la más
reciente elección presidencial en 2016 Hillary Clinton derrotó en
este condado a Donald Trump por 290,000 votos. Como también
recordó que el Presidente Obama ganó este condado en las
elecciones presidenciales de 2008 y 2012.

También es un hecho que en las últimas tres elecciones
presidenciales se estima que la mitad del voto cubanoamericano
en el Estado de la Florida favoreció a los candidatos que
abiertamente apoyaron la normalización de las relaciones con
Cuba y que defendieron los derechos de los cubanoamericanos
como ciudadanos estadounidenses para poder relacionarse
normalmente con sus familiares y amistades en Cuba.

Esperamos que usted dé debida consideración a nuestros
planteamientos.///