La frase, original de la obra “Don Quijote de La  Mancha”  de  Miguel de Cervantes dice literalmente así:

—“Con la iglesia hemos dado, Sancho”. Y la sentencia  la expresa el Hidalgo Caballero al entrar  en un pueblo  de La Mancha y confundir en su  trastornada imaginación lo que  era la Iglesia principal con una inexpugnable fortaleza.
Me viene a cuenta esta cita cervantina al leer la noticia de que el Presidente Donald Trump insiste en su política de confrontación arancelaria con China confundiendo  la  gimnasia con la magnesia,  como si  se tratara de una simple negociación comercial   como  a las que   estaba acostumbrado   a realizar con  mucha frecuencia  el actual  Presidente   en sus tiempos de  magnate inmobiliario.

Los chinos,  con la paciencia que caracteriza  a todos  los asiáticos  han respondido diciendo que no desean una “guerra comercial” con Estados Unidos, pero que si de eso se trata, donde las dan las toman. Y ahí parece que está  de armarse  la de “San Quintín”, lo que augura unos días sombríos para los agricultores norteamericanos que venden sus productos  a China  y los  consumidores estadounidenses que verán subir  los precios  de cuanto se importa del  gigante asiático,  pagando ambos  los  platos  rotos  por  Mr.  Trump.

Estados Unidos  es el  país capitalista por  excelencia y su “Bolsa de Valores”,  situada en el corazón de Wall Street, es la que dice  la última palabra.  Sancho,  con China hemos topado y si  la Bolsa  revienta,  adiós  Lola, digo yo.

Y hasta la  próxima entrega de El  Duende que con mi gallo me voy cantando a mi tumba fría. Bambarambay.

ResponderResponder a todosReenviar