En Puerto Rico continúan las protestas, días después de que las masivas manifestaciones obligaran al gobernador, Ricardo Rosselló, a renunciar. Fue la primera vez en la historia de Puerto Rico que las protestas destituyeron a un gobernador en funciones. El último día de Rosselló en el cargo es el viernes 2 de agosto, pero aun no está claro quién lo reemplazará. La secretaria de justicia Wanda Vázquez primero dijo que ella no tenía interés en ser gobernadora; sin embargo, el lunes 29 de julio, el vocero de Vázquez no descartó que la funcionara asumiera el cargo. Mientras las protestas continúan en Puerto Rico, aumenta el temor de que el malestar político pueda llevar a que la Junta de Supervisión y Administración Financiera para Puerto Rico aumente su poder.

Para saber más de este tema, puede ver la conversación que mantuvimos con Manuel Natal. Natal es miembro independiente de la Cámara de Representantes de Puerto Rico y de la organización de base Victoria Ciudadana.

Transcripción
Esta transcripción es un borrador que puede estar sujeto a cambios.

AMY GOODMAN: Esto es Democracy Now! Democracynow.org, el informativo de guerra y paz. Soy Amy Goodman con Juan González.JUAN GONZÁLEZ: Las protestas continúan en Puerto Rico después de las manifestaciones masivas de la semana pasada que forzaron la renuncia del gobernador Ricardo Rosselló. Está previsto que último día en su puesto sea el viernes 2 de agosto, pero todavía no está claro quién lo va a reemplazar. La secretaria de Justicia, Wanda Vásquez, ha dicho que ella no tiene interés en ocupar el puesto del gobernador. Mientras tanto, la Junta [de Control Fiscal] de [la ley federal] PROMESA parece que está tratando de ejercer más poder que nunca.

Ahora vamos a hablar en San Juan de Puerto Rico con Manuel Natal, miembro independiente de la Cámara de Representantes de Puerto Rico. Bienvenido.

MANUEL NATAL: Hola. Gracias por la oportunidad, un placer estar con ustedes.JUAN GONZÁLEZ: Nos puede hablar un poco del impacto de las protestas de la semana pasada y qué cree usted que va a pasar en los próximos días.

MANUEL NATAL: Bueno, estamos viviendo un momento histórico en Puerto Rico. Un momento donde personas de distintas ideologías, de distintos partidos, de todas las edades nos hemos encontrado en un mismo espacio para solicitar, para exigir de forma clara y contundente, la renuncia de Ricardo Rosselló. No solamente por las expresiones sexistas, machistas, homofóbicas y racistas que utilizó en un chat de [la aplicación de telefonía móvil] Telegram junto a sus allegados más cercanos, sino también por la corrupción que se ha apoderado no solamente de esta administración sino de administraciones pasadas.

Eso ha llevado a que Ricardo Rosselló anuncie su renuncia, la cual será efectiva este viernes. En este momento, Puerto Rico se encuentra al borde de una crisis constitucional porque, al momento, a solo cuatro días desde que esa renuncia se convierta en efectiva, el pueblo puertorriqueño desconoce quiénes son las personas o quién será la persona que sustituirá a Ricardo Rosselló. Por eso el pueblo ha exigido que la secretaria Wanda Vásquez que, en teoría, sería la próxima en línea, está inhabilitada para ocupar el cargo porque es parte de la misma corrupción por la cual Ricardo Rosselló tuvo que renunciar. Por consiguiente, hace falta un candidato de consenso que pueda llevar lo que queda del cuatrienio en paz, hasta que el pueblo puertorriqueño pueda, en noviembre del 2020, tomar una decisión final en las próximas elecciones generales.

JUAN GONZÁLEZ: Cuando usted dice que Wanda Vásquez es parte de la misma corrupción… Usted fue uno de los primeros en señalar el problema que existía en este Gobierno. ¿Nos puede hablar de la historia, de sus críticas anteriores a que empezaran estas protestas?

MANUEL NATAL: Por lo menos durante los pasados dos años y medio yo llevo haciendo un trabajo de fiscalización como parte de mi función en la Cámara de Representantes, en este caso como legislador de minoría. Llevamos denunciando los conflictos de intereses, la corrupción y el fraude entre, no solamente, Ricardo Rosselló, sino sus allegados más cercanos también. Particularmente hablamos del señor Edwin Miranda, que es el publicista del gobernador Ricardo Rosselló, que en solamente dos años y medio de administración obtuvo cerca de 50 millones de dólares en contratos en fondos públicos. Parte de ese dinero también fue a parar a los bolsillos de medios de comunicación en Puerto Rico, que utilizaban ese dinero para la compra de entrevistas, de funcionarios y demás. Obviamente estaban manipulando la opinión pública a favor del gobernador Rosselló y en contra de sus adversarios políticos.

Esas denuncias no solamente las hice de forma pública, sino que también presenté la evidencia al departamento de Justicia a nivel de Puerto Rico, la Oficina de Ética Gubernamental, la Oficina de la Contralora, a Fiscalía Federal, que es el “attorney’s office” aquí, en Puerto Rico, y todos se hicieron de la vista larga. Ninguno atendió este tema y por eso es que particularmente la secretaria de Justicia, Wanda Vásquez, está inhabilitada de ser la próxima gobernadora de Puerto Rico; porque ha sido cómplice de esta corrupción. Corrupción que se pudo haber evitado si a aquellos que levantamos nuestra voz se les hubiese hecho caso cuando denunciamos estos actos hace por lo menos dos años y medio atrás.

AMY GOODMAN: Mientras el Partido Nuevo Progresista, que aboga por la estadidad de Puerto Rico, se organiza para decidir quién reemplazará al gobernador Rosselló, que dimitirá este viernes 2 de agosto, y aquellos que tal vez quieran ocupar el cargo no lo harán ahora porque no se podrán postular en noviembre, ¿cómo se están organizando los movimientos de base y cuáles son sus demandas? En los años recientes, no habíamos visto a esta cantidad de gente en las calles, por lo menos medio millón de personas. Están surgiendo nuevos grupos, un grupo general está tratando de reunirlos a todos. ¿Cuáles son las demandas de la gente en las calles?

MANUEL NATAL: Como ya hemos señalado, esto es un evento histórico nunca antes ocurrido en Puerto Rico. Particularmente, la gente lo que está haciendo o reclamando de forma clara y contundente es que la salida de Ricardo Rosselló es un primer paso, no es el fin. Es un paso necesario, es un paso urgente, pero no pone fin a la corrupción rampante que se vive en Puerto Rico. Por lo tanto, la gente está reclamando que, además de la salida de Ricardo Rosselló, el próximo gobernante tiene que ser una persona íntegra, tiene que ser una persona comprometida con un proceso de auditoría de la deuda que, como ustedes saben, en este momento se está renegociando como parte del proceso de [la ley] PROMESA en el Tribunal Federal. El pueblo puertorriqueño ha dicho que no se debe llegar a ningún tipo de acuerdo o negociación con nuestros bonistas hasta tanto y en cuanto no se culmine la auditoría de la deuda que es un reclamo del pueblo de forma general.

Por lo tanto, la gente se está organizando, la gente es consciente de que este no es el fin, es un comienzo. Y en Victoria Ciudadana, que es el movimiento de justicia social al que yo pertenezco, es un movimiento político que está compuesto por personas que en el pasado estábamos dando luchas en la misma dirección pero de forma separada y ahora nos hemos encontrado en un mismo movimiento. Desde líderes sindicales, organizaciones comunitarias, líderes ambientales, personas que han aspirado a puestos electivos de forma independiente o por partidos emergentes, todos unidos con un solo reclamo: ponerle fin a la corrupción, comenzar un proceso de descolonización de Puerto Rico y de una vez por todas ponerle fin a las políticas de austeridad que tanto daño le han hecho este país.

JUAN GONZÁLEZ: En término de las discusiones que están pasando ahora Washington mientras la crisis en Puerto Rico se desarrolla, la crisis política, ¿cómo debe el Congreso bregar con la Junta que estableció en Puerto Rico?

MANUEL NATAL: Hay intereses económicos que están aprovechando la crisis que atraviesa Puerto Rico, como lo hicieron en el pasado, para buscar en Washington, DC adelantar sus intereses y asegurarse de que están protegidos. Ustedes recordarán que la imposición de la Junta de Control Fiscal por parte del Congreso de Estados Unidos responde a un ejercicio de cabildeo que hicieron organizaciones de fondos de inversión, particularmente los llamados fondos buitre, que fueron a Washington a buscar una solución a su problema, para asegurarse que, independientemente de quién ganara las elecciones en Puerto Rico, existiera un ente, en este caso la Junta, que velara por sus intereses y se asegurara de que se les pagara.

En este momento está pasando lo mismo. En este momento, en Washington, DC, aunque en las semanas anteriores a toda esta crisis la aguja se estaba moviendo en la dirección de que se le limitaran los poderes a la Junta de Control Fiscal, en tiempos recientes hemos visto cómo eso se ha revertido, cómo, ahora, la discusión es que hacen falta más poderes para la Junta de Control Fiscal porque evidentemente el Gobierno de Ricardo Rosselló es incapaz de llevar a cabo los trabajos que se supone. Y eso es muy peligroso, porque el pueblo puertorriqueño está reclamando más democracia, no menos democracia. Darle más poderes a la Junta o imponer un coordinador federal que opere como un gobernador impuesto por el Congreso de Estados Unidos es muy peligroso, es contrario a los reclamos del pueblo puertorriqueño. El pueblo puertorriqueño ha dicho de forma clara y contundente que continuará en la calle hasta que se atienda, no solamente el tema de la corrupción, sino el tema de el gobierno propio para el pueblo puertorriqueño.

JUAN GONZÁLEZ: Ahora parece que la crisis en Puerto Rico también está entrando en la campaña para la presidencia en Estados Unidos. Algunos de los candidatos demócratas han hecho un llamado para acabar con la Junta de Control Fiscal. ¿Puede hablar de eso y de cómo se ven en Puerto Rico las posiciones de los candidatos para presidente?

MANUEL NATAL: La crisis política, económica, fiscal y social que atraviesa la isla ha provocado que cientos de miles de puertorriqueños se hayan visto forzados a trasladarse a Estados Unidos para buscar comenzar una nueva vida. Entonces, eso ha provocado unos cambios demográficos en Estados Unidos en cuanto al voto y demás. Se sabe que, particularmente, en un Estado como la Florida, que es tan crucial para definir la presidencia de Estados Unidos, la participación de los electores puertorriqueños puede ser una participación que incline la balanza hacia un lado o hacia otro. Eso ha provocado a su vez que candidatos presidenciales de Estados Unidos cobren mayor interés en el tema de Puerto Rico en la medida en que hay seis millones de puertorriqueños viviendo allá afuera. Eso significa que han asumido ciertas posiciones. Yo creo que el candidato que ha asumido las posiciones más claras con Puerto Rico, en lo que tiene que ver con el Partido Demócrata, ha sido el senador Bernie Sanders, que ha sido, desde mi perspectiva, un aliado de Puerto Rico para combatir los intereses de la Junta de Control Fiscal, para combatir los intereses de Wall Street y de los fondos buitre que han buscado intervenir en Puerto Rico. En tiempos recientes, también tengo que reconocer que la senadora Elizabeth Warren ha hecho unas propuestas muy puntuales. Esas, desde mi perspectiva, son las dos propuestas más concretas. En mi caso, tengo que reconocer la consistencia del senador Sanders que, por lo menos desde el 2015, ha estado trabajando con este asunto de la deuda de Puerto Rico y para combatir las políticas de austeridad que tanto daño le han hecho a la gente de Puerto Rico.

AMY GOODMAN: Manuel, ¿puede hablar sobre su decisión de dejar el Partido Popular Democrático, que defiende el Estado Libre Asociado? Usted es un legislador independiente en Puerto Rico y ahora hace parte de Victoria Ciudadana. ¿Qué significa esto? Y háblenos en general sobre el estatus de Puerto Rico: independencia, Estado Libre Asociado o estadidad, ¿qué rumbo cree que tomará este debate?MANUEL NATAL: Por supuesto. Fui miembro del Partido Popular Democrático que es el partido que por mucho tiempo ha defendido el Estado Libre Asociado, el llamado “commonwealth”. Yo era parte de una facción de ese partido que se conoce como los soberanistas, que eran personas —o son personas, porque todavía hay algunos amigos que continúan ahí— que creen en una relación de libre asociación de Puerto Rico con Estados Unidos desde un ejercicio de la soberanía del pueblo puertorriqueño.

En mi caso en particular, mi salida del Partido Popular Democrático responde a unos señalamientos, desde mi perspectiva, de conflicto de intereses de los líderes del partido en colaboraciones directas con personas que le han hecho mucho daño a Puerto Rico, particularmente, con el tema de la deuda. Estoy hablando de una firma de cabilderos republicanos conocida como DCI Group. DCI Group es una firma cuyos miembros fueron los que cabildearon en Washington, DC, la imposición de [la ley federal] PROMESA, que han hecho una campaña muy sucia en contra del pueblo puertorriqueño, y líderes del Partido Popular Democrático fueron contratados por esa firma para hacerles el trabajo en Puerto Rico. Yo traje ese asunto ante la consideración de la Junta de Gobierno del Partido Popular Democrático y decidieron hacerse de la vista larga. En ese momento yo entendí que mi salida respondía a una cuestión de principios. Eso me lleva entonces a buscar otros espacios desde donde dar esta lucha por la justicia, por la equidad, por la soberanía del pueblo puertorriqueño. Ahí es que surge Victoria Ciudadana.

Victoria Ciudadana se organiza como un movimiento político que viene a combatir tres cosas en particular, o que se construye sobre tres pilares. El primero es el rescate de las instituciones públicas, que significa combatir la corrupción rampante que ha predominado en los dos partidos principales y en el Gobierno de Puerto Rico. Lo segundo es restituir los derechos sociales en este país que se han visto trastocados por las políticas de austeridad. Y lo tercero, la descolonización de Puerto Rico. En Victoria Ciudadana hay personas que creen en la independencia, hay personas que creen en la libre asociación y hay personas que creen en la estadidad. Lo que no hay son personas que aceptan quedarnos como estamos. Quedarnos como estamos no es opción. Necesitamos un proceso de descolonización y, lamentablemente, los procesos que se han llevado a cabo hasta el momento han sido procesos que buscan monopolizar la discusión a favor del Estado Libre Asociado, si está el Partido Popular en el poder, o a favor de la estadidad, si está el Partido Nuevo Progresista en el poder. Y eso nos ha dejado en el mismo lugar. En Victoria Ciudadana creemos en un proceso serio, y ese proceso es la Asamblea Constitucional de Estatus.

JUAN GONZÁLEZ: Usted habla de que se vio en la necesidad de separarse del Partido Popular pero, como dice, hay otros miembros del ala soberanista dentro del Partido Popular que se mantienen ahí, incluyendo a la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, y que también parece que tiene esperanzas de correr para gobernadora el año que viene. ¿Usted preferiría que Carmen Yulín se uniera a Victoria Ciudadana o que se mantenga dentro del Partido Popular en su lucha?

MANUEL NATAL: Estas conversaciones las he tenido tanto en privado como, posteriormente, públicamente con Carmen Yulín, en la medida en que anunció que no solamente se quedaría dentro del Partido Popular sino su intención de aspirar a la gobernación de Puerto Rico. Carmen Yulín ha sido una amiga y una colaboradora de este servidor, y lo que le dije a Carmen Yulín se lo repito a usted sin problema alguno. La pregunta que yo le planteaba a Carmen Yulín es que si el Partido Popular Democrático [inaudible] no solo internamente sino ante los ojos del país.

Estoy convencido de que ni una ni la otra. Ni internamente ni ante los ojos del país el Partido Popular es reformable, porque si planteamos y escuchamos cada una de las cosas que están ocurriendo en el país en este momento, en lo que tiene que ver con la corrupción en el Departamento de Educación, en lo que tiene que ver con los señalamientos que se le hacen a Ricardo Rosselló, si uno indaga suficiente, uno va a encontrar un vínculo a una persona del Partido Popular.

Al final del día, la institución se debe a los mismos intereses económicos. Los que aportan económicamente a la candidatura de Ricardo Rosselló usualmente hacen lo propio con la candidatura del candidato a la gobernación del Partido Popular, para asegurarse que, gane quien gane, sus intereses estén protegidos mientras los intereses del pueblo son los que terminan siendo perjudicados. En ese sentido, yo no veo posibilidad de cambio, los cambios urgentes que requiere este país, dentro de una de estas dos instituciones, porque se deben a los mismos intereses económicos y por eso hace falta construir algo distinto.

Yo apuesto a que ese algo distinto es Victoria Ciudadana, pero respeto a cualquier otra persona que entienda que se deba construir otro instrumento distinto a Victoria Ciudadana. Lo importante es que hacer las cosas de la misma forma no es opción y, por lo tanto, de cara al proceso eleccionario del 2020, votar por el Partido Nuevo Progresista o votar por el Partido Popular sería continuar votando por lo mismo que nos ha llevado hasta aquí. Quedarnos en esta situación es algo que no nos merecemos como puertorriqueños ni como ciudadanos.

JUAN GONZÁLEZ: Gracias a Manuel Natal, miembro independiente de la Cámara de Representantes de Puerto Rico que también es miembro del movimiento Victoria Ciudadana.

MANUEL NATAL:Muchas gracias, buen día.

AMY GOODMAN: Esto es Democracy Now! democracynow.org, el informativo de guerra y paz. Soy Amy Goodman con Juan González. Para ver la conversación que mantuvimos en inglés puede visitar democracynow.org. Gracias por acompañarnos.