La fórmula de las dos F, Alberto  y Cristina

 

Los recientes comicios “Primarios”  celebrados  en Argentina, preámbulo de las elecciones presidenciales convocadas para el  próximo mes  de Octubre, han sido algo más que una derrota-  una  verdadera debacle – para  el Presidente Mauricio Macri  quien encarna en su país la posición antinacional de un gobierno de derecha que ha venido dirigiendo los destinos  de esa nación  sudamericana  a contrapelo  de los  verdaderos intereses del  pueblo  argentino.

Los resultados finales  de los futuros comicios  presidenciales apuntan  a una victoria  inevitable  del Peronismo  en Argentina  con la  fórmula de las dos F, Alberto Fernández  y Cristina Fernández,  un dueto que tiene  hoy por  hoy el más entusiasta  respaldo  electoral  en su nación que le ha de garantizar con toda  seguridad la gobernabilidad en un país sumido en estos momentos  en una crisis económica, política y moral  que  no tiene  precedentes,  ni aun bajo  la dictadura  militar anterior  a la  restauración  de la democracia.

Entre  las causas  de la derrota  de Macri  habría que anotar  también su estrecha  “amistad carnal” con el Presidente de Estados Unidos  Donald Trump, algo que pudo haberle  recordado a los  argentinos aquellos  comicios presidenciales  del  año  1946 en los que  el  General Juan  Domingo Perón derrotó por abrumadora mayoría a su contrincante  José  Tamborini  quien contaba con el  apoyo abierto  del gobierno de Estados Unidos de entonces,  personificado Washington   en el  Embajador  norteamericano Spruelle  Braden quien desde el  mismo Buenos Aires   y  por  toda la nación, hacía   arengas  públicas incendiarias  contra el General Perón,  algo  que le daba  auge y calor  al  sentimiento  nacional y patriótico de los  argentinos, contrarios  a la  intervención extranjera en los  asuntos  de su país.

 Tan abierta  y descarada fue la intervención  de la Embajada  de Estados Unidos  en aquellas  elecciones del  hermano país  sudamericano, que dicha   campaña electoral  se convirtió  en  un virtual  referéndum entre dos  polos  opuestos:  Braden o Perón.

Y por supuesto  que  entonces ganó Perón y perdió el  candidato  de los  americanos. Salvando la distancia en el tiempo  y en  los  personajes, ahora  acaba  de ganar  de nuevo  el  peronismo  y perder las elecciones  el candidato  de Donald Trump. Malos aires aires  soplan para la  derecha en América Latina.

Es que como dice  un viejo refrán popular atribuido  al cómico  Tres Patines: “Siempre pasa lo  mismo cuando sucede igual”.

Les habló  para Replica  de Radio-Miami  su director Max Lesnik.