Trump se ha hecho el sordo y el ciego con la declaración de impuestos

 

En la misma medida  en que se acerca la fecha de las elecciones presidenciales norteamericanas señaladas para noviembre del año  2020, se va caldeando el ambiente electoral hasta el  punto de una máxima polarización entre  los Republicanos  conservadores “trompistas”  y  los Demócratas divididos  en  dos  alas,  una más a la izquierda  representada  por los  candidatos Bernie Sanders  y Elizabeth Warren  y otra  más al centro encabezada por  el  ex vice-presidente Joe Biden.

En realidad el  actual proceso eleccionario en Estados Unidos más que una batalla entre Demócratas y Republicanos,   se ha convertido en un referéndum sobre el Presidente Trump, puesto que por encima de las diferencias partidistas lo que está sobre  el  tapete es si los norteamericanos quieren ser gobernados por un hombre del estilo y figura del actual Presidente o desean en la Casa Blanca a un hombre “normal”  en su comportamiento  público,  como  lo eran los anteriores presidentes, llámense Barack Obama o George Bush, independientemente si  estos  fueran Demócratas  o Republicanos.

Lo cierto es que el Presidente Trump  es adorado fanáticamente  por  sus partidarios  “Trumpistas” como si  él fuera un Mesías que ha llegado a la tierra para salvar  a los  Estados Unidos  de la destrucción total  por sus adversarios, en tanto  que una buena parte  de los  norteamericanos- la mayoría según  las encuestas-  lo rechazan como   una peste que amenaza con destruir el equilibrio mundial así como  el sistema tradicional  de la democracia  representativa estadounidense.

Así andan las cosas  por  norteamerica, una nación que más que unida está  más dividida  como que  nunca antes,   de cuando la  Guerra Civil  entre  los Estados  del  Norte  y del Sur.

Se dice  que en política todo vale,  de manera que cada contrincante emplea contra  sus adversarios cuanto recurso  le venga a la mano para alcanzar  la  victoria  en las urnas. De ahí que se diga  que los Demócratas tienen  un “Arma Secreta” en su arsenal  político, que salvando  la  distancia  es como decir  una bomba nuclear  de 50 megatones  capaz de liquidar de una vez por  todas al actual vecino de la Casa Blanca.

Esa mortífera y poderosa  arma es la Declaración de Impuestos  de Donald Trump. Un documento que el Presidente norteamericano se ha negado  por  años  a revelar  a la opinión pública, quizás  por las cosas “no santas” o ilegales que aparezca en dicha declaración.

Un Banco  alemán acaba de revelar  que tiene en su poder una copia  de la Declaración  de Impuestos  del Presidente Trump. ¡El  “Arma Secreta” que pudiera liquidar las aspiraciones reeleccionistas  del  actual mandatario  Republicano está  en manos  de los  alemanes!

¿Será como que  si el fantasma de Hitler sale  ahora  a la luz para tomar venganza? Misterio de la política que puede cambiar el destino de las elecciones   norteamericanas  del  próximo año.

Les habló para Réplica  de Radio-Miami su director Max Lesnik.