Viernes 22 de noviembre de 1963 El día del Asesinato de John F. Kennedy 

Las fechas en el  almanaque  de  las naciones debieran servir a sus  pueblos  de lección para enderezar el  rumbo hacia un mejor destino que el que tienen por razón de un mal  gobierno, como  está ocurriendo en la actualidad en los Estados Unidos  de América.

Un día como hoy  fue asesinado en la ciudad texana de Dallas el Presidente John F. Kennedy, victima a todas luces  de un crimen político  conspirativo organizado  por  la extrema  derecha norteamericana que veía  en él  una amenaza a sus intereses bastardos y a sus endemoniadas creencias reaccionarias  basadas en el racismo  del “supremacismo blanco”,   así como el rechazo irracional a todo aquello que  condujera a  cambios  y reformas sociales en la sociedad  norteamericana de entonces.

Hoy, a pesar  de los  años transcurridos  de aquel  magnicidio trágico del  22 de Noviembre,  una ola  de racismo anti- negro  y anti-inmigrante recorre  el país norteño  alentado  por  el  discurso oficial que  emana  de la Casa Blanca a pesar de la conquista  de los “Derechos Civiles” logrados  gracias  a la cruzada  de Martin Luther King, otro  gran mártir asesinado también  por  esas  mismas  fuerzas reaccionarias  que se esconden en un  nuevo fascismo  del  siglo XXI  con su discurso  nacionalista norteamericano que tanto  recuerda el lema  hitleriano de “Hagamos   a Alemania  grande   de nuevo”.

Kennedy era  un hombre de su tiempo, ni mejor  ni peor  que  los  anteriores   presidentes  que habían pasado por la Casa Blanca.  Pero   como  si fuera un sueño idealista,  el  pueblo  norteamericano quiso ver en él   algo  distinto que   a  un político más y por  eso   lo vio como una esperanza  viva que  condujera al  país  y al  mundo a un destino  mejor.

No  mataron en Dallas a un  hombre. Asesinaren  a  un sueño, a una esperanza. Hoy vivimos en  constante  incertidumbre. Es una pesadilla que sacude  al  mundo. Fue   aquella,  el  asesinato  de Kennedy, una de las grandes tragedias  del siglo XX. Ocurió día como hoy,  22  de Noviembre  de 1963.  ¿Quo Vadis?, ¡Estados  Unidos  de América!

 Hasta  la  próxima entrega de El  Duende que con mi gallo me voy cantando a mi tumba fría. Bambarambay.