EL Titanic​  de Guaidó

 

En medio de un gran escándalo de corrupción se ha hundido  irremisiblemente la golpista oposición venezolana, un acontecimiento  solo comparable  al hundimiento  del Titanic, la mayor nave marítima  de  principios  del  siglo XX que fue a dar  al  fondo  del mar  arrastrando  consigo  a  buena  parte  de sus pasajeros  y tripulación,  en lo que se considera como el más grande  desastre de la mar océano de todos los tiempos.

La ambición política desmedida,  unida a la codicia  por  el  dinero era la única  razón  de ser de la camarilla  de politiquillos  de menor cuantía que se había  unido  en torno al autoproclamado  Presidente de Venezuela Juan  Guaidó,  el mequetrefe escogido  por  Washington para sustituir  en la  jefatura  del  Estado venezolano   a Nicolás Maduro Moro , el  Presidente  legítimo de ese país sudamericano .

El “embarque” ha sido catastrófico  y  total. Guaidó  arrasara  en su debacle  a   Donald Trump  a Pompeo,  a Marco Rubio, al Almagro con su OEA, al  fascista Bolsonaro,  al   títere colombiano  Iván  Duque,  y hasta  a la mismísima  Unión Europea  y a todos aquellos  gobiernos y órganos  de comunicación- Univisión, CNN  en Español y el Miami Herald incluido-  que  se  habían propuesto derrocar a toda costa al  gobierno bolivariano de Venezuela.

Se hundió  Guadió en un mar  de robo y  corrupción, un desastre más grande que el del Titanic.  Y  Venezuela y su gobierno legítimo siguen ahí, a pie firme, levantando la bandera del chavismo revolucionario  bolivariano.

¿Qué les queda  por hacer ahora  contra Venezuela?  ¿Un zarpazo desesperado  ante tamaña  derrota? ¡Cuidado!  Que una fiera  herida siempre es más peligrosa.  ¡Quién sabe!

Les habló para Replica  de Radio-Miami su director Max Lesnik.