Los sismos comenzaron desde el pasado martes 7 de enero y las consecuentes réplicas han dejado 
aproximadamente dos tercios del territorio sin electricidad. Foto: reuters
Los sismos comenzaron desde el pasado martes 7 de enero y las consecuentes réplicas han dejado aproximadamente dos tercios del territorio sin electricidad. Foto: Reuters

En Puerto Rico parece ser que todavía no llega la calma luego de tantas tempestades, y es que este sábado se registró un nuevo sismo de magnitud 6,0 en la escala de Richter, como parte de una serie de réplicas intensificadas en la noche de este viernes.

De acuerdo con Prensa Latina, el fenómeno meteorológico tuvo lugar en Guánica, a 14,87 kilómetros al sur de Peñuelas, con una profundidad de 5,04 kilómetros.

Por otro lado, la Guardia Nacional de Puerto Rico evaluó declarar a la isla como zona de desastre con el fin de obtener fondos adicionales, tras la serie de terremotos suscitados.

Según refirió Telesur, la gobernadora puertorriqueña, Wanda Vázquez Garced, presentó esta propuesta al Presidente estadounidense Donald Trump, quien tiene en sus manos ayudar a ese pueblo que tanto lo necesita.

De esta manera, al declararse a la isla como zona de desastre mayor, la nación caribeña tendría acceso a fondos federales para asistencias adicionales, individuales y públicas, además se agilizaría el proceso de recuperación por la destrucción de viviendas, edificios y derrumbes en las vías públicas.

Por su parte, el mayor general, José Juan Reyes, recalcó que esta iniciativa sucede en momentos en los que Trump no habló ni acudió a sus habituales intervenciones en Twitter para referirse a los terremotos en Puerto Rico.

A estos desalentadores eventos se suman las declaraciones de las autoridades de Energía en Puerto Rico, quienes estimaron este domingo que podría demandar más de un año reparar los daños a la red eléctrica nacional causados por los sucesivos terremotos de los últimos días.