Miami, la pobreza de la que no se habla

 

 

El presidente Trump dice que la presente economía es la mejor de la historia, pero muchos ciudadanos no sienten los beneficios. La ley de impuestos de Trump de $2 billones ha sido una bendición para los multimillonarios y las corporaciones, pero la mayoría de los ciudadanos no ha visto aumento alguno en la quincena, a pesar de que el presidente prometió que sus salarios aumentarían. De hecho, a partir de agosto del 2018, el sueldo americano promedio sigue con el mismo poder adquisitivo de hace 40 años. 

Un estudio reciente concluyó que el sueldo del 62% de los trabajos no da para sostener una vida de clase media cuando se toma en cuenta el costo de vida (inflación), que incluye gastos como el cuidado médico, la vivienda, la educación, la gasolina y la compra del supermercado. Hoy en día, la mayoría de los trabajadores viven al día, de quincena en quincena –una emergencia médica, pérdida de trabajo, o un divorcio significa una crisis financiera. De hecho, el 40% de los ciudadanos no cuentan con ni siquiera $400 para cubrir una emergencia.

Cuidado de salud

Los costos del cuidado de salud están subiendo más rápidamente que los sueldos, y como resultado las familias se ven forzadas a elegir entre posponer el cuidado médico necesario o endeudarse con el costo del tratamiento. La mitad de los adultos en edad de trabajar, dicen que ellos mismos o un familiar cercano ha ignorado o pospuesto atención médica porque no les alcanza. En el 2018, los ciudadanos se endeudaron $88 mil millones en costos de cuidado médico.

Trump prometió arreglar este sistema fallido enfrentándose a las empresas farmacéuticas y a las aseguradoras médicas y expandir el acceso al seguro de salud a bajo costo, pero ha hecho lo opuesto. Aquí está un listado de las políticas de salud de Trump:

  • La ley de impuestos de Trump ha aumentado el precio de las primas de los seguros médicos y a la vez les ha ahorrado a las empresas farmacéuticas y aseguradoras miles de millones de dólares en impuestos.
  • La administración ha cancelado disposiciones clave en la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA por sus siglas en inglés) que ayuda a mantener los costos bajos

Hoy en día, el presidente está intentando anular la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA) lo cual eliminaría directamente, las protecciones para las personas viviendo con condiciones preexistentes como el asma y la diabetes, y aumentaría los costos de las primas en un 20-25%. Si consideramos el alto índice de enfermedades crónicas como la diabetes en la comunidad Latina, esto parece ser un ataque directo hacia los Latinos.

Vivienda

Los precios de las casas han aumentado en 60% mientras que los ingresos familiares han aumentado sólo 30% durante el mismo período.  El resultado es que en 70% del país, el americano promedio no tiene para comprar una casa. La ley de impuestos de Trump dio como resultado encarecer el costo de ser propietario de una casa para las familias de clase media, pues redujo la cantidad de contribuciones prediales que los propietarios pueden deducir de sus impuestos.  El Departamento del Tesoro calcula que 11 millones de contribuyentes perdieron $323 mil millones, mientras que las corporaciones y los multimillonarios recibieron miles de millones en beneficios fiscales.

Bajo la administración de Trump, el costo de la renta también ha superado el crecimiento de ingresos ya que los costos de rentar aumentaron 3.6% en 2018. Los gastos de vivienda tanto para inquilinos como para dueños de casa absorben más del 30% de los ingresos—una métrica común para la viabilidad de vivienda—en más de 20% de las áreas metropolitanas.

Deuda

A Trump le gusta presumir que la economía está muy bien, pero para la gente común, es evidente que no está funcionando. El cuidado de salud, la educación, los costos de vivienda y el costo de vida siguen subiendo en esta economía de Trump, y millones de familias trabajadoras se están quedando atrás. Los ciudadanos están enfrentando niveles cada vez más altos en deuda de tarjetas de crédito y delincuencia de pago. La ley de impuestos de Trump les dio a los bancos $29 mil millones en ganancias extra, mientras que las familias de clase media están batallando con deudas y altísimas tasas de interés.

  • DEUDA: La deuda de las viviendas en EEUU alcanzó un récord de $13.54 billones (trillón en inglés) en 2018—casi $1 billón más alto que durante el apogeo de la crisis financiera. De esa deuda total, las deudas estudiantiles constituyen un récord de $1.5 billones, el doble desde la recesión. El saldo promedio de los préstamos estudiantiles era de $35,359 en el primer trimestre del 2019—un aumento de 26% desde el 2014. Y mientras los jóvenes tienen que confrontar la deuda cada vez más alta, Trump y la secretaria de Educación Betsy DeVos deliberadamente cortarían los programas que buscan mantener asequibles los estudios superiores para muchos ciudadanos.
  • PAGOS ATRASADOS: Bajo el presidente Trump, las tasas de interés alcanzaron sus niveles más altos en décadas y los pagos atrasados de tarjetas de crédito y préstamos de auto causaron que los economistas en la Reserva Federal de Nueva York (New York Fed) advirtieran que “el número sustancial y creciente de prestatarios angustiados sugiere que no todos los ciudadanos se han beneficiado del fuerte mercado laboral.” 1 de cada 6 ciudadanos tienen un pago médico atrasado en su reporte de crédito. Y en febrero de 2019, el Banco de la Reserva Federal de Nueva York reportó que 7 millones de ciudadanos estaban atrasados a más de 90 días en los pagos de préstamos de auto, un total aún más alto que durante la crisis financiera.

Cuidado de niños

Sin un aumento en los salarios durante presidencia de Trump, millones de ciudadanos están batallando para cubrir los gastos básicos asociados con sacar adelante a una familia. En algunos estados, el costo anual del cuidado infantil ha explotado llegando hasta $20,000, costando más que la colegiatura universitaria que se paga como residente del estado. Para muchas familias Latinas, esto significa sacrificar un sueldo más alto y más tiempo con sus hijos para poder sacarlos adelante con lo más básico.

Jubilación

Sueldos estancados y dificultad en pagar las necesidades diarias significa que muchas familias americanas no pueden ahorrar para su jubilación o se preocupan por no saber si van a poder jubilarse. Sólo el 36% de personas dicen que sus ahorros para la jubilación están al corriente y 23% dicen que no tienen planes de jubilarse citando la falta de dinero como la causa.