La debacle en los países del socialismo real y en la Unión Soviética
no son pasado ni historia, sino eventos en desarrollo que pueden
afectar no solo a los países sobrevivientes (China, Vietnam y Cuba),
sino a los proyectos inspirados en los valores socialistas.

Aunque se admite que hubo algunas influencias externas. Lo cierto es
que la rebelión de las masas en Polonia y otros países ex socialistas
de Europa Oriental y la errática actuación de las élites soviéticas,
incluidos el partido, los sindicatos y los altos mandos de las fuerzas
armadas y la seguridad, se debió a fenómenos internos.

Tampoco se trató de hechos repentinos, sino de procesos que se
gestaron durante décadas. Desde los años treinta cuando se produjo la
expulsión de Trotski y hasta los cincuenta cuando murió, Stalin aludió
constantes conspiraciones, traiciones y mediante dudosos procesos
judiciales, purgas, ejecuciones, encierros en los gulags y destierros,
castigaba por miles no a enemigos, sino a connotados militantes,
dirigentes, jefes militares y altos funcionarios.

El sistema no contó con mecanismo reguladores capaces de auto
preservarse y protegerse de sí mismo. La legalidad no funcionó, los
jefes eran inmunes a la crítica y estaban por encima de la ley y la
administración de justicia era irregular. Las instituciones,
principalmente los parlamentos no eran idóneos, y el diseño de las
estructuras políticas fue claramente inadecuado.

En una tardía respuesta, en 1956, durante su XX Congreso, el Partido
Comunista de la Unión Soviética dio un paso que parecía decisivo
cuando, mediante un “Informe secreto” que las bases del partido y el
pueblo soviético no conocieron sino muchos años después y que algunos
partidos “hermanos” nunca publicaron, se realizó una profunda crítica
a los desmanes de Stalin.

Aquel partido que había sido silenciado durante 30 larguísimos años en
los cuales, en su nombre se cometieron crímenes atroces que condujeron
a la defenestración “post morten” de Stalin, aceptó que aquel desastre
político y jurídico fuera cubierto con el eufemismo de “errores de
culto a la personalidad” que parecería una falta menor. Tampoco estuvo
en condiciones de exigir a Kruzchov y más tarde a Brezhnev una
rectificación profunda que salvara al socialismo.

Aunque Mijaíl Gorbachov intentó hacer las cosas de otro modo y realizó
la rectificación como un proceso transparente, cubierto por la
glasnov y apegado a las normas del partido y del estado cuyos órganos
de dirección (Buro Político, Comité Central, Soviet Supremo y Consejo
de Ministros), participaron de las decisiones, la perestroika
(rectificación) también fue un proceso esencialmente palaciego,
realizado sin participación de las bases del partido y las masas, que
terminó de la peor forma posible, mediante un golpe de estado,
destituciones y tanques en las calles.

Los comunistas soviéticos, que extraordinariamente disciplinados
acataban la disciplina basada en el “centralismo democrático” y
estaban preparados y dispuestos para actuar cuando algún militante le
fallaba al partido, no supieron qué hacer cuando el partido les falló
a los militantes. Educados para obedecer las órdenes de arriba, lo
hicieron también cuando de un plumazo Boris Yeltsin disolvió un
partido de 20 millones de militantes, 2 500 000 cuadros y 400 000
organizaciones de base e intermedias que durante 70 años gobernó una
sexta parte de la Tierra.

Los sindicatos con 100 millones de afiliados no emitieron un
comunicado ni levantaron un cartel y los más de mil generales,
mariscales y almirantes que habían jurado defender al socialismo
miraron para otro lado.

La idea de que en la Unión Soviética y los países socialistas
de Europa Oriental las masas perdieron la fe en el socialismo, se
volvieran indiferentes e incluso refractarias a los mensajes políticos
emanados de las cúpulas gobernantes, fueran inmunes a su pedagogia
política y se sumaron a la oposición, no se debió predominantemente a
la actividad enemiga ni a los efectos de mensajes ideológicos
hostiles, sino a problemas estructurales, métodos de dirección
erróneos y a grandes déficits de democracia, legalidad y derechos
humanos.

Tengo la sensación de que, a pesar de la audacia de Gorbachov y lo
profundo de su crítica, las estructuras políticas, es decir el
partido, el parlamento, y el gobierno soviético, fueron excesivamente
considerados con ellos mismos y, al confiar en sus métodos
burocráticos, alejarse del pueblo y creer en que podían realizar la
rectificación exclusivamente desde arriba y reformar el sistema sin
cambiar sus estructuras, una vez más, se equivocaron.

Comparto la visión de Raúl Castro primer secretario del Partido
Comunista y del presidente Díaz-Canel de realizar la rectificación, no
mediante retórica ni ejercicios formales, sino con transformaciones
reales que, aunque todavía adolecen de falta de integralidad y avanzan
a ritmos excesivamente lentos, con la resuelta aplicación de lo
acordado en los congresos y conferencias del partido y de la
Constitución adoptada, a pesar del bloqueo y la hostilidad de los
Estados Unidos, pueden perfeccionarse el socialismo.

El sistema soviético tuvo suficientes alertas tempranas de que las
cosas andaban mal y diversas oportunidades que sus instituciones y sus
liderazgos no supieron aprovechar, y al final no tuvieron a quien
culpar, excepto a ellos mismos. Los hechos y las experiencias están a
la vista para todos los que quieran aprender de ellos. Allá nos vemos.