Leopoldo López en la residencia del embajador español en Caracas/Reuters

 

 

Fuentes amigas desde Venezuela acaban de comentarle a TesoroUSA y Radio MiamiTV que
recientemente, se dieron contactos entre un amigo cercano de Leopoldo López con acceso al
entorno de Miraflores, el cual le habría trasladado a Nicolás Maduro su preocupación por la
enfermedad visual del líder opositor y le pedía permiso para atenderse dolencia en Madrid.

Conociendo que la familia de Leopoldo se encuentra en la capital española, Maduro dio su
aprobación y sugirió con argumentos que podría atenderse en Cuba, país que le daría la
seguridad de que Leopoldo no escaparía hacia un tercer país.

De buena tinta se conoció que Leopoldo habría dado el visto bueno a la opción de atenderse
en la Habana, teniendo en cuenta que cada día manifiesta mayores molestias, de lo cual han
dado fe funcionarios de la embajada española en Caracas donde está aislado.

Al parecer, Maduro vería en esta ayuda una posibilidad de aislar aún más a Leopoldo de
Guaidó y de asegurar que éste no favorezca a lo interno de Voluntad Popular acciones contra
las elecciones parlamentarias que deben ocurrir para fines de año.

Leopoldo López lleva algunas semanas sufriendo una enfermedad “degenerativa” de la vista,
sobre todo, con una pérdida de visión en lugares poco iluminados, similar a la ceguera
nocturna, la cual a la larga pudiera complicarse en convertirse en una retinosis pigmentaria.
Dicha afección pudiera haberse formado durante su última etapa en la prisión de Ramo Verde.

Es harto conocido el tratamiento específico de este conjunto de padecimientos de la vista en
Cuba, por lo que no es descabellado creer que exista una conversación entre Cuba-España-
Venezuela al respecto, lo que pudiera ser apreciado como un importante gesto de las partes para abrir las puertas al diálogo.