Médicos cubanos en África, enfrentando el Ébola 

 

Ante opiniones encontradas en las redes sobre el papel de Cuba en la actual crisis del Coronavirus, publiqué uno de mis criterios: «Para llegar a lo más alto, al triunfo, siempre unos tendrán que asumir grandes riesgos, en defensa de las mayorías, pero si eso conlleva salvar la vida de miles y millones, reconforta. Estimula ver las brigadas de médicos cubanos salir de su país en medio del caos que se vive en el mundo y dirigirse a otras naciones para tratar de salvar vidas»

«En éste tipo de experiencia Cuba tiene apenas uno o un dos por ciento de pérdidas. Los profesionales de salud en Cuba, muy preparados, acostumbrados hacer el bien y hacerlo bien, son expertos. No olvidemos aquellas jornadas del Ébola que convocados por una ayuda de colaboración internacional se fueron a África más de 400 médicos… Alguien siempre les tocará, hoy, mañana o pasado estos tipos de sacrificios…»

Volvamos al mes de octubre del año 2014 y recordemos que publicaba la prensa desde La Habana.

Washington/La Habana, (Efe).- Estados Unidos reconoció y valoró el «significativo» aporte de Cuba en la lucha contra el ébola en África Occidental, aunque evitó responder a la oferta del expresidente cubano, Fidel Castro, de colaborar con su país para combatir la enfermedad. «Reconocemos y apreciamos esta contribución (de Cuba)», dijo la portavoz adjunta del Departamento de Estado, Marie Harf, en su conferencia de prensa diaria. «El hecho de que un país tan pequeño esté proporcionando tantos recursos -más que muchos otros países, francamente- supone una contribución significativa», añadió Harf.

 19 de enero de 2019, publicó en el The New York Times de Estados Unidos en un amplio artículo sobre la salud cubana «..,en varios aspectos, los sistemas de salud de Cuba y Estados Unidos son polos opuestos. La atención médica en Cuba tiene carencias, no cuenta con tecnología avanzada y se ofrece de forma gratuita, pero es capaz de asegurar que nadie quede desatendido. La medicina estadounidense cuenta con tecnología de punta, es costosa y logra resultados extraordinarios, pero se tambalea con lo más básico: el porcentaje de niños que se vacunan en Estados Unidos es menor al de Cuba».

Hoy desde Estados Unidos, en la redacción de nuestra RadioMiamiTV, desde el Estado de La Florida me encuentro que un internauta en  FACEBOOK   escribió lo siguiente luego de un inesperado titular

LLEGUÉ A VIEJO ENGAÑADO!!

«Hollywood me mintió. Durante décadas he visto películas en las que ante una crisis global, Estados Unidos salvaría al mundo y se verían imágenes de su bandera, con música épica de fondo y escenas triunfales de gente abrazándose.

Pero ahí están ellos, la gente matándose por papel toilet, armas y comida, Wall Street yéndose al carajo, mandando militares a una Europa que se derrumba para ejercicios de guerra y el gobierno gringo literalmente sin saber que hacer, dirigidos por un viejo gordo anaranjado.

Mientras tanto, aviones con medicamentos y médicos Cubanos, Venezolanos, Chinos y Rusos aterrizando en los países en debacle. Y yo que pensaba que según las películas los rusos y los comunistas eran los malos siempre.

Realidad, le llaman a eso.»

Las actuales autoridades de La Casa Blanca, al frente Donald Trump, debieran retomar el escrito del The New York Times y revisar a fondo porque sería útil trabajar en conjunto, médicos cubanos y norteamericanos y sobre todo en la presente crisis del Coronavirus.

Lo que The New York Times escribe: Con sus doctores, Cuba crea un bien público global: me he encontrado con médicos cubanos en países pobres de todo el mundo; además, Cuba también ofrece capacitación para doctores de Haití y otros países. Cientos de médicos cubanos, por ejemplo, arriesgaron su vida al viajar a África occidental durante la crisis del ébola.

Cuba ha desarrollado su propia industria farmacéutica, en parte para eludir el embargo estadounidense pero también porque crea oportunidades financieras. Actualmente, se están realizando ensayos clínicos en Estados Unidos con un medicamento cubano para el cáncer pulmonar, y una colaboración similar cubano-estadounidense está dando seguimiento a un tratamiento cubano para las úlceras del pie diabético. Me parece que esas colaboraciones representan el camino hacia una cooperación que ambas naciones deberían procurar.