Traducido desde el mas allá por Max Lesnik

En tiempos de Pandemia El Mundo  es una  Ruleta

 

 

Hoy el mundo es como un gran casino de juegos en el que lo que está dando vueltas en la ruleta es el destino de la humanidad. Unos apuestan por la vida atendiendo el consejo sabio   de la ciencia, en tanto que otros, los egoístas del capitalismo salvaje, que solo piensan en los negocios y sus riquezas, lo hacen mirando a la Bolsa de Valores de sui idolatrado Wall Street y al poderoso “Caballero Don Dinero”.

Así las cosas, echando este Duende una mirada al panorama mundial vemos como en Estados Unidos los Republicanos “Trumpistas” desde la Casa Blanca, apuestan por reabrir el país aún a sabiendas de la catástrofe que provocaría tan irresponsable y descabellada decisión, que bien  pudiera costar miles y   miles de vidas en la nación norteña.  En tanto los del partido Demócrata- a   mi juicio más sensatos que aquellos- aconsejan lo contrario en la esperanza de vencer la terrible Pandemia del Coronavirus con la ayuda del tiempo, el recogimiento, la paciencia y la ciencia.

En noviembre próximo serán las elecciones presidenciales norteamericanas y solo entonces sabremos quien gana la partida, que de ganar el “Trumpismo”, un pasito más y llegará el “neonazismo “a gobernar a Estados Unidos, más por los “Trumpistas” que, por el mismo Donald Trump, que creo yo él no sabe   siquiera el daño lo que hace a su país alentando el extremismo de derecha en sus discursos por televisión. Luego que no digan que nadie se los dijo a los norteamericanos, tal como lo hicieron después los alemanes al ser derrotados, en la II Guerra Mundial.

Los chinos- sabiduría de una civilización de más de cinco mil años- con mucha paciencia como el legendario detective   Chan -Li-Po, apuestan por desarrollar la vacuna que limpie al planeta del maldito Coronavirus, que de ser ellos los que lo logren, se convertirían en los salvadores de la humanidad, y como tales los chinos emergerían como la Primera potencia del mundo, dejando atrás la hegemonía norteamericana que se materializó después de la gran victoria aliada en la II Guerra Mundial. En eso andan los chinos.

De ser esto así, Europa dejaría de ser satélite de Washington y se pasaría al otro campo donde China y Rusia, esta ´última con su petróleo y poderío militar   serían las potencias dominantes, pasando Norteamérica a un segundo plano como le ocurrió a Inglaterra a pesar de haber sido parte de la alianza victoriosa que derrotó al Eje Alemán-Ítalo Japonés en el año1945.

De América Latina, del resto del Tercer Mundo y Cuba en particular, en otro comentario “duenderil” verteremos nuestra opinión. Por ahora basta decir que en la ruleta de este casino de juegos que es el mundo de hoy, en tiempos de esta pandemia viral, estar vivos es un milagro que solo Dios sabe cómo amarrar al Diablo, que anda suelto por nuestro planeta disfrazado de virus con corona, o Coronavirus, que es lo mismo al derecho que al revés.

Y aquí los dejo por hoy que con mi gallo me voy cantando a mi tumba fría. Bambarambay.