Mientras un histórico levantamiento contra la violencia policial continúa en todo Estados Unidos, el presidente Donald Trump amenazó con enviar soldados fuertemente armados a las calles del país.

El presidente Donald Trump sostuvo: “Alcaldes y gobernadores deben establecer una fuerte presencia policial hasta que la violencia haya sido sofocada. Si una ciudad o un estado se niega a tomar las medidas necesarias para defender la vida y la propiedad de sus residentes, entonces desplegaré al Ejército de Estados Unidos y resolveré rápidamente el problema por ellos”.

Mientras Trump hablaba desde el Jardín de Rosas de la Casa Blanca, se escucharon explosiones en el cercano parque Lafayette. La Guardia Nacional y agentes de policía dispararon gases lacrimógenos, balas de goma y granadas aturdidoras para dispersar a quienes participaban en una protesta pacífica contra la brutalidad policial. Numerosos efectivos policiales llevaban equipos antidisturbios y algunos iban a caballo. Momentos después, Trump caminó por el parque ya despejado para tomarse una fotografía con una Biblia frente a la Iglesia Episcopal de San Juan, cuyas puertas y ventanas estaban tapadas con tablones. Trump estuvo acompañado por el fiscal general, William Barr, el presidente del Estado Mayor Conjunto, Mark Milley, y el secretario de Defensa, Mark Esper.

Las acciones del mandatario fueron ampliamente condenadas. La obispo de la Diócesis Episcopal de Washington D.C., Mariann Edgar Budde, criticó a Trump por usar la iglesia como “telón de fondo para un mensaje que es la antítesis a las enseñanzas de Jesús”.

El jefe de Policía del condado de Arlington, en el estado de Virginia, retiró a sus oficiales de Washington D.C. después de que estos fueran utilizados para despejar el parque y sostuvo que su seguridad y la de los demás fueron puestas en peligro para una sesión de fotos. El senador del estado de Oregón Ron Wyden escribió en Twitter: “El discurso fascista que Donald Trump acaba de pronunciar estuvo al límite de una declaración de guerra contra los ciudadanos estadounidenses”.

Más Titulares de02 de junio de 2020

Protestas se extienden por todo EE.UU. y el mundo al tiempo que autopsias confirman que la muerte de George Floyd constituye un homicidio

02 JUN. 2020

Protestas contra la violencia policial continúan desatándose también en otras partes de Estados Unidos. Miles de personas han sido arrestadas, entre ellas 2.000 personas solo en la ciudad de Los Ángeles. Ciudades de todo el país han impuesto toques de queda y la Guardia Nacional ha sido desplegada en 23 estados. Las protestas también se extendieron por todo el mundo, llegando a Francia, Alemania, Australia y Nueva Zelanda, entre muchos otros países. El alto diplomático de la Unión Europea, Josep Borrell, afirmó que dicha organización internacional está “conmocionada y horrorizada” por el asesinato de George Floyd, al que calificó de “abuso de poder” por parte de la policía. Las protestas comenzaron hace una semana, luego de que un oficial de policía blanco de la ciudad de Minneapolis sujetara al afroestadounidense George Floyd contra el suelo presionando la rodilla sobre su cuello durante ocho minutos mientras Floyd respiraba con dificultad y decía varias veces, con voz entrecortada: “No puedo respirar”.

Dos autopsias separadas confirmaron el lunes que la muerte de Floyd constituye un homicidio. Derek Chauvin fue acusado el viernes de asesinato en tercer grado y homicidio involuntario en segundo grado. Otros tres agentes que también estaban en la escena fueron despedidos pero no acusados. El servicio en memoria de George Floyd tendrá lugar el jueves en Minneapolis y su funeral está previsto para el próximo martes en la ciudad de Houston. Mientras tanto, el canal de noticias NBC News reporta que registros policiales de Minneapolis muestran que la maniobra de inmovilización mediante una compresión sobre el cuello fue utilizada más de 230 veces en los últimos cinco años por agentes, quienes dejaron al menos 44 personas inconscientes.

Jefe de policía de Louisville en EE.UU. es despedido después de que un hombre afroestadounidense fuera baleado a muerte el lunes

02 JUN. 2020

Image Credit: WDRB TV

En otras noticias sobre Estados Unidos, Steve Conrad, jefe de Policía de la ciudad de Louisville, en Kentucky, fue despedido después de que se hiciera público que dos agentes que estaban en el lugar en que se produjo un tiroteo con consecuencias fatales en la madrugada del lunes no tenían activadas sus cámaras corporales, lo que constituye una violación de la política del Departamento de Policía. Tanto la policía como la Guardia Nacional estadounidense dispararon el lunes contra una multitud, causando la muerte de David McAtee, cuyo cadáver, según se ha reportado, permaneció en las calles de Louisville durante más de 12 horas. David McAtee, quien era dueño de un negocio de barbacoa local y una figura querida en la comunidad, proporcionaba regularmente comidas gratis a oficiales de policía. El jefe de policía de Louisville, Steve Conrad, ya había anunciado su plan de retirarse este mes a raíz del asesinato a manos de la policía de Breonna Taylor, una mujer afroestadounidense de 26 años que fue baleada a muerte por la policía en su propio departamento en marzo. Taylor era aspirante a enfermera y se desempeñaba como técnica en urgencias médicas y en salas de emergencias.

15.000 personas asisten al mitin de jóvenes en la ciudad de Oakland, California; la policía continúa los ataques contra los manifestantes

02 JUN. 2020

Image Credit: Courtesy: Ariel Boone

En la ciudad de Nueva York, las protestas continuaron hasta la noche, desoyendo el toque de queda que empezaba a las 23.00 impuesto el lunes, el primer toque de queda de la ciudad desde el año 1943. Más temprano el mismo lunes, los manifestantes hicieron un simulacro de muerte en Times Square.

En la ciudad de Oakland, en el estado de California, se estima que 15.000 personas asistieron a una marcha masiva de jóvenes contra la brutalidad policial. Esto es lo que dijo Akil Riley dirigiéndose a un mar de estudiantes, educadores y padres fuera de la escuela secundaria Oakland Technical High School.

Akil Riley expresó: “Se alimenta de la gente pobre de esta sociedad capitalista. La gente tiene que estar oprimida para que Estados Unidos funcione. Así que no crean esa mierda de que la policía está luchando contra el delito. Les han lavado el cerebro. Son simplemente un brazo de la opresión. ¿Por qué el sistema de gobierno trabajaría para combatir el delito? No, trabajan para ganar dinero. Si Estados Unidos realmente estuviera en contra del delito, daría a las personas acceso a la atención médica, la vivienda y la educación”.

Poco antes de que comenzara el toque de queda a las 20.00 en todo el condado, la policía comenzó a disparar gases lacrimógenos, granadas cegadoras y balas de goma a los manifestantes frente a la sede del Departamento de Policía de Oakland. Poco después de las 20.00, la policía pudo controlar a los manifestantes e hizo varios arrestos grupales, muchos de ellos por violar el toque de queda.

Mientras tanto, expertos en salud pública y funcionarios del gobierno advierten que las protestas podrían provocar nuevas oleadas de infecciones por COVID-19. El coronavirus ya ha matado a personas afroestadounidenses a un ritmo desproporcionadamente alto.

Indignación después de que un hombre blanco, dueño de un bar, que disparó y mató a James Scurlock, de 22 años, elude cargos penales

02 JUN. 2020

Los activistas están pidiendo justicia para James Scurlock, un hombre negro de 22 años que fue asesinado a tiros el sábado por la noche por un hombre blanco, dueño de un bar en la ciudad de Omaha, en el estado de Nebraska, durante las protestas contra la brutalidad policial. Los fiscales dijeron el lunes que el dueño del bar, Jake Gardner, no enfrentará cargos porque parece actuar en defensa propia en las imágenes de vigilancia donde se ve el tiroteo. Pero otros dicen que James Scurlock estaba tratando de detener una pelea afuera del bar que comenzó después de que Gardner y su padre provocaran a una multitud y Gardner disparara su arma. Una publicación de Facebook de Jake Gardner, un ex infante de Marina de 38 años, pocas horas antes del asesinato, dice: “Justo cuando piensas ‘¿qué más podría pasarme en 2020?’ De repente, tienes que hacer 48 horas de guardia al estilo militar”. Gardner ha sido arrestado por denuncias penales al menos cuatro veces, incluida una por asalto en tercer grado. También ha enfrentado acusaciones de discriminar a los clientes afroestadounidenses y de hacer comentarios transfóbicos.

Los trabajadores de Facebook organizan una huelga virtual y protestan por la inacción frente a los mensajes de Trump que incitan a la violencia

02 JUN. 2020

Los empleados de Facebook organizaron una huelga virtual el lunes, en solidaridad con las manifestaciones en todo Estados Unidos y para protestar por cómo maneja Facebook las publicaciones de Donald Trump que “incitan a la violencia”. La semana pasada, Twitter colocó una advertencia en una publicación de Trump que incluía la frase “cuando comienzan los saqueos, comienzan los disparos”, diciendo que violaba las reglas sobre la exaltación de la violencia. Pero Facebook y su director ejecutivo, Mark Zuckerberg, se negaron a tomar medidas sobre la misma publicación, a pesar de la preocupación que manifestó un número cada vez mayor de su personal.

Deportan a científico iraní que contrajo COVID-19 en una cárcel del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas

02 JUN. 2020

Un científico iraní que contrajo COVID-19 mientras estaba recluido en una cárcel para inmigrantes de Estados Unidos ha sido deportado hoy. Sirous Asgari fue encarcelado durante años a pesar de haber sido absuelto en un caso relacionado con secretos comerciales. Antes de infectarse, Asgari había pedido su libertad y había denunciado las condiciones insalubres e inhumanas que vivía en el Centro Correccional Winn, en el estado de Luisiana, donde se encontraba recluido.

Muere primer refugiado rohinyá de COVID-19 en Bazar de Cox, en Bangladés

02 JUN. 2020

Mientras que los casos de coronavirus a nivel mundial superan los 6,2 millones y las muertes sobrepasan las 375.000, los países de todo el mundo continúan disminuyendo las restricciones, incluso a pesar de que la Organización Mundial de la Salud advierte que la reapertura prematura podría causar una nueva ola de infecciones.

En Bangladés, murió de COVID-19 el primer refugiado rohinyá. El hombre de 71 años había estado viviendo en Bazar de Cox, el campamento de refugiados más grande del mundo, que alberga a un millón de rohinyás. Esto ocurre al tiempo que Bangladés reportó más de 2.900 casos nuevos en todo el país durante el último día, el número diario más alto hasta el momento.