LOS ANALISTAS DE MIAMI
No hay peores analistas políticos que los de la derecha anticubana de Miami,devenida ahora en obcecados trumpicubanoidesEstos llamados «cubanólogos» con aires doctorales y cerebro hueco, no aciertan en sus pronósticos ni por casualidad. Los primeros que llegaron en 1959, dijeron que venían a Miami «de vacaciones por tres meses» porque era absolutamente imposible que el gobierno de Estados Unidos permitiese una revolución a sólo 90 millas de sus costasPosteriormenteellos y sus sucesores, se han pasado más de 6 décadaspronosticando sin cesar «la inminente caída del régimen cubano» (y ahora la del venezolano). 
No importa que se equivoquen una y otra vezaño tras añomes tras mesdía tras día, para ellos a la Revolución siempre le quedan muy pocos días. Mil veces la Revolución ha estado en peligro y mil veces ha salido victoriosa (Playa Girón, Crisis de OctubreLucha contra Bandidos, Cuito Cuanbalebloqueoinfiltracionessabotajesagresiones de todo tipoCiegos que no pueden o no quieren ver una Revolución Socialista que es cada vez más sabia, más fuerte y más unida. Si millones de cubanos desfilan el Primero de Enero o el Primero de Mayo con innegable entusiasmoellos dicen que marchan obligadossi casi la totalidad de los cubanos militan en las organizaciones políticas y de masasdicen que lo hacen por miedosi más del 90 % de los ciudadanos vota en las elecciones y elige a los que más capacidad y méritos revolucionarios tienendicen que esas elecciones son una farsa
asítal vez algunos cumplan el siglo cocinándose en su propia salsa, en su propio superego, con un público exíguo cada año más menguado que los oye porque dicen lo que quiere oirSu mal es crónico, incurable, en inglés se llama «wishful thinking», o sea, tomar los deseos por realidades o, mejoryo diríaconfundir la realidad con sus alucinaciones.