Ojo, cubanos que NO son de Cuba, vuelven con la «misma receta» del mal, para culpar a otros..

 

Traducido desde el más allá por Max Lesnik

De una fuente que a este Duende le merece entero crédito- se trata de un cubano que en los años ochenta estaba bajo contrato con una agencia de inteligencia norteamericana- es quien me informa de manera confidencial que cuatro excompañeros suyos de aquellos tiempos de “acciones comandos” contra Cuba, andan en estos momentos por territorio de Honduras en una misión secreta de graves implicaciones políticas relacionadas con las elecciones presidenciales norteamericanas.

Según la información de marras, en lo que andan estos cuatro cubanos de la extrema derecha de Miami es organizando una “caravana” de inmigrantes hondureños a quienes les dicen de manera engañosa que de atravesar todo el territorio guatemalteco y el de México y llegar a la frontera de Estados Unidos   con el país azteca, se les dejará entrar al territorio norteamericano de manera muy especial, gracias a un gesto de buena voluntad del gobierno de presidente Donald Trump.  A los efectos de incentivar a los infelices inmigrantes hondureños para que formen filas en la tramposa caravana, a aquellos que colaboren con más entusiasmo en el proyecto, les proveen de ropa y unos cuantos dólares para gastos del viaje, un viaje sin destino, pues

lamentablemente para ellos, ni siquiera   lograrán los tontos y engañados “caravaneros” llegar a la mitad del largo camino que tienen por delante.

El engañoso plan elucubrado por algunas cabezas calientes de la extrema derecha cubana “trumpista” de Miami, tiene el maquiavélico propósito de darle de nuevo “gasolina” a la campaña antinmigrante del presidente Donald Trump que trataría otra vez volver a infundirle miedo a los ingenuos votantes “moderados” que ya una vez creyeron que las “caravanas” de inmigrantes centroamericanas- también organizadas entonces por los “Trumpistas- amenazaban la seguridad de Estados Unidos y la tranquilidad del  pueblo norteamericano.

Que nadie se llame a engaño con   esto de la “Caravaca tramposa” hondureña, puesto que no es la primera vez- desde el escándalo del Watergate que le costó la presidencia al entonces Presidente Republicano Richard Nixon, de manera que en estos días convulsos   de “Trumpismo”, siempre ha habido cubanos de la extrema derecha de Miami envueltos en las cosas más sucias de la política norteamericana.

Ojo con esta “Caravana hondureña, que está premiada y huele a queso. A queso podrido, por supuesto.

Y hasta la próxima entrega de El Duende que con mi gallo me voy cantando a mi tumba fría.