CUBASÌ  – 

 MONCADA

 

La gobernadora de Míchigan, Gretchen Whitmer, ofrece una rueda de prensa demócrata desde su despacho en Detroit, 8 de octubre de 2020.

La gobernadora demócrata de Michigan, Gretchen Whitmer, acusa a Trump de incitar su secuestro urdido por un grupo de extremistas que fue desbaratado por el FBI.

“Sabes, el hecho de que después de un complot para secuestrarme y matarme, esto es con lo que salen. Empiezan a atacarme, a diferencia de lo que la gente buena y decente haría es registrarse y decir: ‘¿Estás ¿OKAY?’, que es lo que hizo (el candidato presidencial demócrata) Joe Biden”, señaló el jueves Whitmer a Erin Burnett, el conductor de un programa de la cadena estadounidense CNN.

Sus declaraciones se produjeron luego de que el presidente de EE.UU., Donald Trump, le criticara a Whitmer, en una serie de tuits publicados horas antes sobre sus afirmaciones de que el supuesto plan del secuestro tenía una relación directa con la simpatía mostrada por inquilino de la Casa Blanca con las posturas racistas de los movimientos de la supremacía blanca en EE.UU.

En su entrevista, la gobernadora dijo estar segura de que esta diatriba de Trump lanzada en su contra dice mucho de lo que está en juego en las elecciones presidenciales del próximo 3 de noviembre. “Te dice todo lo que necesitas saber sobre el carácter de las dos personas en esta boleta que tenemos que elegir en unas pocas semanas”, dejó claro la política demócrata al comunicador de la CNN.

Trece personas han sido imputadas en Míchigan acusadas de un supuesto complot de terrorismo doméstico para secuestrar y “posiblemente asesinar” a la gobernadora demócrata del estado, Gretchen Whitmer, con la intención de “instigar una guerra civil”, según informó el miércoles la Fiscal General de este estado, Dana Nessel.

En concreto, la fiscal detalló que seis personas fueron acusadas federalmente de conspiración por secuestro, mientras que otras siete, asociadas con el grupo miliciano ‘Wolverine Watchmen’, fueron imputadas por el estado de Míchigan.

Entre los planes del supuesto complot se incluía el intento por derrocar a varios gobiernos estatales que los acusados consideran “están violando la Constitución” de Estados Unidos.

En el caso de Míchigan, pretendían “juzgar” a la gobernadora por sus actos antes de las elecciones presidenciales y el grupo llevó a cabo el entrenamiento y la planificación del secuestro de Whitmer en junio y en julio, incluso usando armas de fuego y ejercicios de combate.

De acuerdo con unas declaraciones del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) y recogidas por la cadena de televisión CBS, los mencionados detenidos por los agentes de este ente de la inteligencia estadounidense, supuestamente trataron de fabricar artefactos explosivos improvisados durante un entrenamiento celebrado el 11 de julio, aunque los artefactos no llegaron a detonarse.