Denuncia
¡Urgente! Hermanos, hoy he recibido amenazas de muerte y de violencia contra mí y mi familia. ¿Por qué? Hace dos días hicimos una petición al candidato Joe Biden. Le rogábamos a Biden que, en caso de llegar a la presidencia, levantara algunas de las sanciones que pesan sobre familia cubana. Puentesdeamor.com
Hoy, varias plataformas digitales han comenzado una campaña de difamación y descrédito contra mí y contra los #PuentesDeAmor. Son los mismos que intentan aniquilar y rendir por hambre al pueblo cubano y provocar un estallido social en la Isla. Esta maniobra ha alborotado un avispero de histeria, odio y fanatismo. El descrédito se ha traducido en amenazas de muerte contra mí, mi esposa y mis hijos.
Lo reconozco, tengo miedo. A la vez, siento una profunda tristeza. Siento temor; recibir mensajes con amenazas de muerte es algo aterrorizante. Estados Unidos vive una ola de odio, intolerancia, división y violencia. Recientemente han ocurrido hechos de terrorismo domestico orquestados por personas que, alimentadas por noticias falsas y fanatismo, buscan hacer “justicia” por sus propias manos. Hace unos meses, un terrorista o enajenado, inspirado por las mismas plataformas de odio que me atacan hoy, tiroteó la embajada cubana en Washington. La campaña de difamación contra mi persona, pudiera llevar a que alguno de estos fanáticos, atente contra mí o contra mi familia. Desafortunadamente, es una posibilidad real.
Me provoca profunda tristeza que, algunos de esos, que dicen haber venido a los Estados Unidos buscando “libertad”, deshonren y mancillen a la nación que les dio abrigo. Ayer, cuando se hicieron ciudadanos estadounidenses, juraron fidelidad a este país; hoy ¡mal agradecidos! ultrajan y escupen la constitución que juraron defender. ¡Que ironía! ¡Los que ayer decían huir del totalitarismo, han devenido totalitarios hoy!¡Los que decían escapar del terror “comunista” se han convertido aquí en fascistas y terroristas domésticos!
En 2004 participé en la guerra de Iraq donde fui enfermero del ejercito norteamericano. Al concluir la contienda fui condecorado con una estrella de Bronce al valor. El único mérito mío fue haber cumplido con mi deber; socorrí a soldados heridos en el campo de batalla y recogí despojos humanos, entre bombas y explosiones. Nunca imaginé que tres lustros más tarde, estaría arriesgando mi vida otra vez, pero esta vez en los Estados Unidos. ¿Y cual es la razón para tanto odio? Yo abogo por #PuentesDeAmor entre Cuba y los Estados Unidos.
Lo confieso, tengo miedo. Tiemblo ante las amenazas, al igual que temblé hace 15 años, en el campo de batalla. En aquellos momentos, lo que me hizo seguir adelante fue saber que yo era parte de una misión de amor; sanar al herido, consolar al que sufre, cerrar los ojos del joven soldado muerto.
Hoy me encuentro ante la misma disyuntiva; seguir o parar. Los que quieren hambre para nuestras familias, cierre total y parón, los mercaderes del odio, están desesperados. Somos millones, en Estados Unidos, en Cuba y en todo el mundo. Pedimos por la paz entre nuestras naciones. ¡Qué se derriben muros y se tiendan puentes! Es verdad que tengo miedo, pero no me voy a detener. No estoy solo, conmigo marchan miles y Dios está de nuestra parte ¡porque Dios es amor! Y siento que cada una de esas familias, en Miami o en la Habana, es familia mía. Tengo incontables abuelos y padres, madres e hijos que llevan mi misma sangre. Sí, tengo miedo, pero es un miedo revestido de la esperanza.
Ya puedo verlo, ya sé que viene un futuro de paz entre nuestros países y que después de la oscuridad llega la luz.
Sí, tengo miedo. Pero más miedo tienen los odiadores: ¡El tiempo se les está acabando!
Carlos Lazo
13 de octubre de 2020
La petición a Biden que dio pie a las amenazas expresa
• Reactive la embajada de los Estados Unidos en la Habana para que se normalice la emisión de visados y el resto de los servicios consulares.
• Restaure el Programa de Reunificación Familiar (Cuban Family Reunification Parole Program) suspendido por Trump desde 2017.
• Permita que las aerolíneas estadounidenses puedan otra vez volar a las provincias cubanas.
• Permita los envíos ilimitados de remesas a Cuba.
• Decrete la libertad de los estadounidenses de viajar a Cuba. Las restricciones de viajes actuales restringen los derechos de los ciudadanos estadounidenses.
• Permita e incentive las relaciones financieras y comerciales con la Isla. Estimule las inversiones económicas y los intercambios científicos y culturales entre ambos pueblos.
Para firmar nuestra petición sigue el enlace www.puentesdeamor.com