Enviado desde Holguin  por Ventura Carballido Pupo

del periodista  Arnaldo Vargas Castro

Combatientes holguineros LCB f cortesia Ventura CareballidoFrescas en la memoria las conmovedoras imágenes de la serie televisiva que resaltó la heroicidad de los hombres, la mayoría jóvenes, que protagonizaron la lucha contra bandidos en los primeros años del triunfo revolucionario, la dirección provincial en Holguín de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana (ACRC) extendió una felicitación a los holguineros que participaron en aquellas históricas operaciones.

Una historia que comenzó a escribirse el 12 de septiembre de 1959, cuando Fidel creó la primera patrulla campesina, compuesta por doce milicianos conocidos por ´los Malagones´, al conocer sobre la actuación de una banda contra revolucionaria en una zona de Pinar del Río. Ocasión en la que el entonces Primer Ministro de Cuba (cargo que asumió el 16 de febrero de 1959) expresó: “Si ustedes triunfan habrá milicias en Cuba”.

La misión consistía en capturar al torturador y asesino Luís Lara Crespo (conocido por Cabo Lara, quien, evadiendo la justicia revolucionaria, se había alzado contra los poderes del Estado en tierras pinareñas.

Al ser informado Fidel sobre la situación, por el campesino Leandro Rodríguez Malagón, le asignó la tarea de reunir 12 hombres para capturar al asesino Lara, quien había pertenecido al ejército del dictador Fulgencio Batista, y sus cómplices, en un plazo de 90 días.

Enseguida fueron reunidos esos hombres, de los cuales, Leandro sería el jefe ¿Sus nombres?: Cruz Camacho Ríos (El Niño), Alberto Pérez Lledia, Antonio Gómez González (El Negro), Hilario Fernández Martínez, Jesús Padilla González, José Antonio Álvarez Camacho (Pepe), Gerardo Rodríguez Malagón, José María Lledia Ceballos, Eduardo Serrano Martínez, Juventino Torres Véliz y Juan Quintín Paz Camacho (Juanito).

Fue tal la respuesta de ese primer grupo de milicianos en acción que, transcurrido un mes y seis días de haber recibido la orden, ´Los Malagones´, como fueron reconocidos, habían cumplido la palabra empeñada con Fidel, anticipándose al tiempo previsto; por cuya razón fue adoptado el 18 de octubre como Día del Combatiente de la Lucha contra Bandidos.

Eran tiempos de mucha tensión, porque el gobierno de Estados Unidos trataba por todos los medios de derrocar a la revolución triunfante y además de los sabotajes, acciones terroristas a la economía, secuestros de barcos y aviones, estimuló la organización de bandas contra revolucionarias con el propósito de crear el pánico mediante el asesinato de milicianos, maestros, campesinos…

Integraban esas bandas, personajes de la burguesía interna y otros elementos del régimen batistiano, con quienes colaboraron algunos campesinos confundidos o amenazados, y por supuesto, fue incondicional el apoyo de la CIA y el gobierno estadounidense, llegando a actuar esos grupos terroristas en gran parte del territorio nacional.

Combatientes hlg LCB en acto reducido f cortesia ventura carballidoSólo en Oriente se alzaron más de 600 bandidos, quienes cometieron 80 actos vandálicos y 10 asesinatos. En las acciones perdieron la vida 53 combatientes y es justo recordar que de la actual provincia de Holguín marcharon al Escambray 10 batallones de hombres, sobre todo jóvenes, dispuestos a dar la vida por su país.

Con ese probado valor y el apoyo popular se acabó el bandidismo contra revolucionario en Cuba a un elevado precio, pues en el camino quedaron algunos de los 60 mil milicianos de las seis provincias que entonces había en Cuba e integraron los 80 batallones, de los cuales, 25 pertenecían a Las Villas, 10 a Oriente e igual número a Camagüey y Pinar del Río, así como cinco a Matanzas, además de 20 batallones pesados de combate de la capital, integrados por mil 23 milicianos cada uno. Los restantes batallones a que hice referencia antes, tenían una plantilla de 488 o más combatientes.

Holguín tuvo una notable participación en las acciones, más las fuerzas de reserva que también se movilizaron. Muchas de esas personas que permanecen vivas tienen información y vivencias para escribir un buen número de libros, pero los caracteriza la modestia y sencillez propias de un buen revolucionario cubano.

Reconocimiento PCC a Ventura Carballido f cortesia venturaEntre los protagonistas de aquella historia se encuentra, el incansable batallador e investigador, Ventura Carballido Pupo, fundador de las Milicias, la UJC, el Partido Comunista y otras organizaciones. Como él es una enciclopedia viva, ha colaborado conmigo en algunas publicaciones sobre nuestra historia patria. Y en lo referido a la Lucha contra Bandidos, me ha ofrecido valiosa información porque él ha sido protagonista en muchas batallas, incluyendo misiones internacionalistas en el Congo y Angola.

Sobre la participación de holguineros en la LCB, Ventura Carballido refirió que los diez batallones organizados en la zona Norte (Holguín y Las Tunas), de la entonces provincia de Oriente, integrados por cinco mil obreros, campesinos, estudiantes y representantes de otros sectores, con el Comandante Eddy Suñol al frente, recibieron entrenamiento militar en improvisadas escuelas que funcionaron en San Pedrito, Santigo de Cuba; y en Güirabo, Holguín.

Los batallones se basificaron inicialmente: el 105 en Guayacán, Chaparra; el 106 en la finca El Vapor, de Floro Pérez, Gibara; el 107, bautizado por el entonces Comandante Raúl Castro con el nombre de Antonio Maceo, en territorio del central azucarero con ese nombre; el 108, integrado por milicianos de la ciudad de Holguín, operó desde el lugar conocido por El Tahití; el 109, en La Criolla, de Camazán; el 110, en El Palmar, a un costado del poblado de Cacocum; 112, en La Playa de Yajuajay, Guardalavaca, Banes; 113 en Cortaderas, Antilla; el batallón 115 en Playa Juan Vicente, Mayarí Abajo; y el número 121, integrado por holguineros y tuneros, en los predios de Cauto Cristo.

Combatiente LCB Jose Perez chavez f vargasTambién el octogenario José Pérez Chávez me ofreció información sobre el batallón 108 que integró, junto a otros 483 jóvenes holguineros, tuneros y dos bazuqueros de Santiago de Cuba, como en el resto de los batallones.

Ellos operaron en Tope de Collantes y los sitios montañosos conocidos por La Sierrita, Pueblo Viejo, La Trampa, Loma de la Ventana, Sopapo, San Blas, Pitajones y Caja de Agua. En total fueron capturados 56 alzados, incluyendo al jefe de la banda en esa última acción.

En el país fueron desarticuladas 299 bandas con cerca de cuatro mil integrantes, que causaron 549 muertes, un número indeterminado de heridos y más de 200 incapacitados.

Solo en el territorio oriental se alzaron más de 600 bandidos, quienes cometieron 80 actos vandálicos y 10 asesinatos. En las acciones, 151 de ellos perdieron la vida, así como 53 combatientes de las milicias y otras fuerzas.

Como finalmente las fuerzas revolucionarias acabaron con ese mal, con el resuelto apoyo del pueblo, a propósito de este 18 de octubre, Día de los Combatientes d la Lucha contra Bandidos, tienen total vigencia las palabras pronunciadas por el Comandante en Jefe, Fidel, el 26 de julio de 1965, en Santa Clara:

“…El imperialismo recibió una lección inolvidable, el imperialismo recibió una lección no menos importante que la que recibió en Playa Girón, el imperialismo aprendió que las guerrillas contrarrevolucionarias no pueden prosperar, el enemigo aprendió que organizar guerrillas contra el pueblo, contra la Revolución, contra los trabajadores, es absolutamente imposible”.