No siempre uno es entrevistado, pero que un amigo como Virgilio Ponce me haga unas preguntas sobre nuestro viaje a Cuba en la últimas semanas a la Habana, vale la pena dejar de ser per entrevistador y cambiar los roles para hablar entre otras cosas del orgullo del peso cubano y actualizar un poco la realidad cubana terminando el 2020. Los dejo con este momento, que es el segundo, aún nos falta una pequeña parte…