UN BUSTO DE CESAR CHAVEZ EN LA OFICINA DE BIDEN

Para mi familia y en el mío propio es de gran satisfacción y orgullo  que en la Oficina Oval de la Casa Blanca, que ahora ocupa el Presidente Demócrata Joe Biden, en lugar muy prominente,  junto a las fotos de la familia del primer mandatario norteamericano, esté una escultura en bronce del desaparecido líder campesino mexi-norteamericano Cesar Chávez, el legendario fundador del sindicato de los obreros agrícolas de Estados Unidos, sin duda alguna la figura histórica más prominente  de los hispanos de Norteamérica.

A César Chávez lo conocí a principios de la década de los años sesenta del pasado siglo XX en ocasión de una visita suya a Miami cuando vino a organizar una huelga de los trabajadores campesinos que luchaban por mejores condiciones salariales y tuve la oportunidad de entrevistarlo para un programa que yo dirigía para un Canal local de televisión.

 

César Chávez trabajador campesino estadounidense de origen mexicano

Todo esto, algunos años antes de que mi hija   Miriam-entonces apenas una colegiala infantil- conociera en Washington años después   a su hijo mayor Fernando, con quien ella contrajera feliz matrimonio y de cuya unión son tres de mis nietos.

De César Chávez   tengo inolvidables recuerdos, de quien conocí de su sencilla humildad, honradez a toda prueba y amor  sincero por “los pobres de la tierra, con quienes quiso él   su suerte echar”, para decirlo en palabras del apóstol de Cuba José Martí.

Que la luz y el espíritu de César Chávez ilumine al nuevo presidente de Estados Unidos, para bien del pueblo norteamericano Unidos y de todas las naciones del mundo, Cuba entre ellas, que así lo hubiera querido de todo corazón el hombre del busto de bronce que hoy alumbra la Casa Blanca.