Traducido desde el más allá por Max Lesnik

Resulta que los politicastros cubanos  de Miami, que todos ellos eran   “Trumpistas” furibundos- alcaldes, concejales y  congresistas del sur de La Florida- se acaban de reunir en una  asamblea general de emergencia para pedirle al   Presidente   Demócrata Joe Biden que mantenga vigente la política  genocida del gobierno Republicano de Donald Trump contra el pueblo cubano como si ellos, en vez  de haber perdido las pasadas elecciones en el Condado Miami-Dade,  hubieran ganado los comicios del pasado mes de noviembre.

Como prostitutos políticos de toda laya se insinúan al vencedor como que están dispuestos a cambiar de palo para rumba- traicionando a Donald Trump- si los Demócratas y el nuevo inquilino de la Casa Blanca incumplen su promesa hecha en la campaña electoral de que, en cuanto a la política hacia la isla, en su agenda estaba establecido  por  los  Demócratas – y con esa promesa  ganaron  las  elecciones-la de revertir todas las medidas agresivas contra Cuba dictadas por el gobierno de Donald Trump aconsejadas por la delirante extrema derecha cubana de Miami.

Hay que tener la cara muy dura para venir a proponer semejante cosa a estas alturas del juego. Perdieron y punto. Mejor digo “Puto” que punto, para decir las cosas por su nombre.

Y hasta la próxima entrega de El Duende que con mi gallo me voy cantando a mi tumba fría. Bambarambay.