Traducido desde el más allá por Max Lesnik

Hoy 24 de febrero los cubanos de vergüenza conmemoramos el “Grito de Baire”, la acción patriota que diera inicio a nuestra guerra de independencia de la metrópoli española, la “guerra justa y necesaria” como la bautizara José Martí, el apóstol de la patria de todos los cubanos.

Y digo los “cubanos de vergüenza” porque hay otros que habiendo también nacido en Cuba, ni se merecen llamarse cubanos, ni mucho menos ser herederos dignos de los patriotas que nos dieron la independencia.

Digo así porque acabo de repasar la internet buscando noticias relacionadas con Cuba y me topé con alguno que otro sitio de los llamados “Disidentes”, que a decir verdad me dan “vergüenza ajena”, por lo del lenguaje chabacano que utiliza esta gente desclasada, que matizan con palabras bien groseras, más propias de prostíbulos arrabaleros, que, de una seria oposición contestataria de derechas, que reclamé su derecho a ser tomada en cuenta.

Uno de ellos, analfabeto de baja estofa se hace llamar “Consorte Osorbo”, que por su facha atrabiliaria y manera chusma de expresarse, más bien parece salido de un presidio común, que haber pasado por una escuela, aunque fuera de Primaria.

El tal “consorte Osorbo”- por obra y gracia de la “Contra” radicada   en el exterior pagada por los americanos-   se ha convertido de la noche a la mañana en uno de los “jefes” de la oposición dentro de la isla, más o menos en la misma onda que el de la “Otra Ola” que   se proclama por acá “máximo líder” del exilio cubano de Miami.   Gente sucia y del comercio. ¡Tremendo parlé!  Digo yo.