De cierta manera los virus son como el «Olé» que no tiene explicación y tal vez fueron creados para probar las complejidades de la “dialéctica de la naturaleza”, no obstante, los virus, probablemente la sustancia más simple de todas las existentes, tan elementales que carecen de las estructuras primarias para realizar funciones de vida, se levantan como una amenaza colosal para la humanidad.

Los virus Los virus, explicaba mi hija, no son “bichitos”, no poseen metabolismo ni ADN propio, carecen de reflejos, no perciben estímulos, no se alimentan ni se mueven, no obtienen ni producen energía, no generan desechos y tampoco se aparean porque no existen virus hembras y machos. Sin embargocomo parte de procesos químicos, vuelan con la respiración y los estornudos, penetran en las células y se replican en su interior. Inmunizar no significa “matar” los virus”, sino impedirles penetrar en las células. Las vacunas no son armas, sino barreras.

ESTUDIO DE CASO. LA POLIOMIELITIS

Según los Centros para el Control de Enfermedades de los Estados Unidos, la poliomielitis es una enfermedad infecciosa incurable, causada por el llamado Poliovirus. Probablemente la enfermedad existiera desde hace alrededor de 3000 años, aunque no se hubo evidencias de la misma hasta hace dos siglos. En su expresión moderna fue referida en 1905 por el médico sueco Ivar Wickham. En 1908 los científicos Karl Lansdteiner y Erwin Popper identificaron y aislaron el “Poliovirus” que originalmente existió en tres serotipos (PV1 (Mahoney), PV2 (Lansing), y PV3 (León).

En 1951, Jonas Salk, desarrolló un método para cultivar el virus, lo cual permitió que en 1953 se lograra crear una vacuna a partir de cepas inactivadas del poliovirus. En 1954, Estados Unidos dio luz verde al mayor ensayo clínico efectuado hasta entonces con alrededor de 1,8 millones de niños. En abril de 1955 se anunció que la vacuna era efectiva, autorizándose la producción a gran escala y la aplicación masiva.

En 1960, fue creada una vacuna oral contra la poliomielitis por el Dr. Albert Sabin, cuya utilización recibió luz verde en los Estados Unidos. En 1968, se suprimió el uso de la primera, o sea la vacuna de Salk. En 1994, tras 39 años de vacunaciones masivas, la poliomielitis fue declarada erradicada en las Américas.

LA PARADOJA DE LA VACUNACIÓN

Mediante ambas vacunas, eliminó el llamado el “virus salvaje” causante de la polio (VP1), sin embargo, comenzaron a aparecer casos asociados a virus distintos al “salvaje”, inducidos por las propias vacunas. Las investigaciones determinaron que el serotipo PV2 (Lansing) había desaparecido de los entornos epidemiológicos, aunque sus antígenos continuaban presentes la vacuna aplicada, incurriéndose en la paradoja de hacer circular una cepa que no existía.

En 2016, bajo la supervisión de la OMS se inició la mayor operación de cambio de un paradigma de vacunación de la historia, cuando unos 150 países comenzaron a utilizar una nueva vacuna antipoliomielitis que, en lugar de proteger contra los tres serotipos del virus, lo hace solo contra dos, los tipos 1 y 3, descartando el 2. La vacuna que había servido para eliminar la polio, presentaba el riesgo de provocar nuevos casos de la enfermedad. Al eliminar el serotipo 2 de las vacunas, el riesgo quedó eliminado.

Tal como ocurrió con la viruela, en la medida en que desaparezca el virus de la polio, o de cualquier otra enfermedad viral, cesará la necesidad de vacunar. En cuanto a la COVID-19, se trata de una perspectiva aún lejana. Cada persona que se vacune en cualquier parte del mundo, con cualquier vacuna, es una puerta que se cierra al Nuevo Coronavirus. Cuando haya más puertas cerradas que abiertas, el rebaño global será inmune. Allá nos vemos.