Los deberes para con la patria, tan tuya como mía y de todos los cubanos, es un honor servirla…

 

Carta a un amigo del alma

Sr. Carlos Lazo

Estimado Carlos:

Cuanto me siento honrado con tu amistad en medio de tanta ingratitud y falta de decoro infecundo en este mundo egoísta en que nos ha tocado vivir en estos tiempos de pandemia y bloqueos criminales. Un odioso Bloqueo- renovada Enmienda Platt- dictado contra nuestra querida Cuba por la arrogancia y la soberbia de un vecino poderoso, el “gigante de las siete leguas” de que nos hablara un día el apóstol José Martí.

 Sean estas letras mías, un testimonio de agradecimiento por tus generosas palabras que mucho me honran, por inmerecidas a más de sinceras, puesto que van mucho más allá de lo que me corresponde, puesto que los deberes para con la patria, tan tuya como mía y de todos los cubanos, es un honor servirla sin esperar nada de ella, como cuadra a los hombres bien nacidos que se proclamen cubanos con orgullo.

Para ti, tu esposa y tus hijos, mi más sinceras gracias por el testimonio de vuestra amistad. Té aprecia hasta lo infinito, tu seguro servidor,