Los colores de la revolución cubana son de la Sierra Maestra y de  Girón 

En medio de los incidentes revoltosos acaecidos en Cuba el pasado domingo, instigados desde Miami a través  de las llamadas Redes Sociales, parece ser que algunos allegados políticos del presidente Biden- entre ellos el Senador Bob Menéndez, de reconocida posición anticubana- le han estado aconsejando al timorato mandatario norteamericano que mantenga en vigor las crueles medidas impuestas al pueblo cubano por Donald Trump con el  absurdo fin de recuperar así el voto de los electores cubanos del sur del Estado de La Florida.

Toda persona con dos dedos de frente sabe perfectamente que el “montaje” de la fracasada “Revolución de Colores” orquestada en varias ciudades de la isla se hizo por cubanos del sur de La Florida expertos en el manejo de la Internet, pagados todos ellos por la Agencia USAID del gobierno de Estados Unidos.

 A todas luces el primer engañado con esta farsa montada a través de las Redes Sociales ha sido el propio presidente Biden quien salió a la palestra desde la Casa Blanca con unas declaraciones de apoyo a la fracasada “Revolución de Colores” sin saber siquiera que los cubanos que salieron en manifestación a las calles de Miami en respaldo a los disturbios orquestados en Cuba, eran en su inmensa mayoría simpatizantes políticos del ex presidente Donald Trump.

Que se olviden los Demócratas del voto cubano del sur de La Florida porque el “Trumpismo” es una enfermedad que no tiene cura. Y los cubanos que han sido contagiados con ese Virus fascista, no votarán jamás en la columna del Partido Demócrata.

 Lo cierto es que el Senador Bob Menéndez ha “embarcado” en grande al presidente Biden al aconsejarle que mantuviese firme las crueles medidas de Trump contra Cuba en la esperanza vana por reconquistar el voto cubano de Miami.

¿Y nadie le dirá al presidente Biden que le han tomado miserablemente el pelo?