Traducido desde el más allá por Max Lesnik

En el mundo de hoy en que vivimos, no son solo las mortíferas armas de fuego, las bombas atómicas o los aviones más sofisticados, los únicos instrumentos que se utilizan para hacerle la guerra a las naciones más pequeñas y pobres que no se rindan a la voluntad de los gobiernos más ricos y poderosos de la tierra.

Ahí tenemos a los Estados Unidos organizando por todo el mundo las llamadas “Revoluciones de Colores” a través  de las Redes Sociales de la Internet, que no son otra cosa que “Guerras Cibernéticas” de Cuarta Generación mediante las cuales tratan  de sembrar el caos- y hay casos  en que  lo han logrado- con el  propósito de soliviantar  a segmentos de la población,  que  insatisfecha por una difícil  situación económica,  como es  en  el caso de Cuba,  un país asfixiado por el Bloqueo  de Estados Unidos, a lo que se suma la terrible Pandemia del Coronavirus que azota ese pequeño país caribeño cuya única culpa es mantener el alto la dignidad  de su pueblo que lucha por su plena soberanía  e independencia nacional.

Es de todos bien conocido que las fracasadas revueltas callejeras que sucedieron en Cuba el pasado fin de semana fueron organizadas desde el exterior a través de la Internet, teniendo como base de operaciones la ciudad de Miami, contando además con el apoyo técnico de expertos en la materia, que, dicho con toda responsabilidad, cobran sus generosos salarios a cargo del presupuesto del gobierno de los Estados Unidos

De manera que la Internet sirve a Estados Unidos como un arma de guerra subversiva para imponerle a Cuba sus designios imperiales, montándole una “Revolución de Colores” a un pequeño país en medio de un criminal Bloqueo y de una Pandemia de un Virus, que también mata igual que el Bloqueo.

Y ahora en el colmo del cinismo mas descarado el Departamento de Estado de la administración del presidente Demócrata Joe Biden se aparece con unas declaraciones de protesta porque según dicen ellos, el gobierno cubano ha limitado el uso de la Internet en el territorio soberano de Cuba. Dicho esto, en nombre de la sacrosanta “Libertad de Expresión”.

Para Estados Unidos la Internet es hoy su mejor “arma de guerra” porque con ella y un grupo de traidores nacionales, se puede conquistar un país sin necesidad de invadirlo ni arriesgar a sus ejércitos en el campo de batalla.

El caso me viene a la memoria de un cuento que se hizo por popular cuando en los campos de batalla de la Primera Guerrea Mundial los ejércitos alemanes del Kaiser Guillermo utilizaron por primera vez las armas químicas de gas “Sarín”, un mortífero gas que años después Adolfo Hitler utilizó para matar judíos en los campos de concentración de la Segunda Guerra Mundial.

Pues según cuenta la historia los ejércitos de Francia, para contrarrestar los efectos de las armas químicas de los alemanes, a todos sus soldados en el frente de batalla los proveyeron de caretas antigases para contrarrestar los efectos de tan terrible arma de guerra.

Parecería un chiste alemán, pero no lo era. Un periódico de Berlín, al conocerse que los soldados franceses utilizaban caretas contra los gases alemanes, publicó un titular de primera plana que decía: “Los soldados franceses no pelean limpio, porque usan caretas contra nuestros gases”.

¿Qué quieren los americanos que los cubanos no se defiendan?