Presiones de EEUU a terceros países prueban desesperación contra Cuba